sábado, 15 de junio de 2019

19:20:00
Noel Novelo

La conciencia, decía Breton es aquello que, “ocurra lo que ocurra, nos lleva a oponernos a todo lo que atente contra la dignidad de la vida”. La conciencia es lo contrario de la razón de Estado. (Octavio Paz)

Cual si fuera una película de Hollywood o el final de una serie de Nexflix, la farsa montada por los presidentes de México y Estados Unidos ofende no sólo la dignidad humana de nuestros  hermanos maya latinoamericanos, sino también la inteligencia de todo mexicano; fórmula importada de las técnicas de la industria del entretenimiento, se crea un problema, se da un enfrentamiento que parece insuperable. Todo está perdido, la tensión crece, no queda casi nada por hacer, el reloj tic-tac, tic-tac, tic-tac, los últimos segundos la la tensión llega a su clímax... pero... el milagro ocurre, el heroísmo yla perseverancia a toda prueba, nunca se dieron por vencidos, lucharon hasta el final sin claudicar, cual churro joliwudense o reality show.
Entre mis escasas y precarias lecturas me recuerda la novela de J M Coetzee: Esperando a los bárbaros. Trata acerca de las experiencias de un funcionario en un poblado fronterizo, donde es testigo y víctima de la manipulación de la información y para convencer al país de una inminente invasión de los bárbaros para así justificar una expansión territorial.
Levantan sospechas y crean suspicacias los oportunos incrementos y apariciones de las caravanas de migrantes. Forrest Trump le da vigencia a su discurso Nos invaden los migrantes y Andrés López traslada a su polémica y recién creada Guardia Nacional en Chiapas y, al igual que el anterior presidente, convoca a los mexicanos a unirnos ante un extraño enemigo o más bien un vecino distante (los Estados Unidos y el chantaje arancelario).


Lo verdaderamente preocupante son los posibles escenarios donde el gobierno gringo podría incluso plantear situaciones que atenten más profundamente contra la soberanía e independencia de México. Entre los argumentos que utiliza EE. UU. para invadir países se encuentran la lucha por la libertad y democracia o resguardar los intereses (inversiones) de sus connacionales. Si combinamos la idea de que México es un país sumido en la ingobernabilidad por la violencia del crimen organizado con la apertura de México a los capitales extranjeros desde fábricas de maquila hasta la industria energética.(explotación del subsuelo, agua, minas, petróleo... en su aspecto más amable, ofrecerán tropas para ayudarnos a pacificar el país (en su primera fase, esta estrategia consistió en dotar de armamento y equipo a nuestro país (Plan Mérida), lo que en realidad sólo vino a subir el nivel de la violencia (¿cómo sería la guerra de los cárteles sin el armamento de última generación? y ¿cómo sería a machetazos y pedradas?).

La abolición de la esclavitud y servidumbre en América Latina así como en Estados Unidos que se da en los inicios de la industrialización es aceptada por las clases dominantes que empezaron a entender que las nuevas tecnologías, al sustituir las fuerzas de trabajo humanas, volvían a los esclavos y sirvientes una carga, pues su utilidad se volvía menos indispensable y su mantenimiento, una carga innecesaria.
La toma de conciencia de sectores de la sociedad ha generado presiones hacia los empresarios y gobiernos para que inviertan en infraestructura y recursos humanos destinados a implementar estrategias de cuidado del medio ambiente; aunado a las conquistas laborales en las sociedades industriales de primer mundo, ha incrementado considerablemente sus gastos de operación y producción.
El éxodo migratorio en América hacia Estados Unidos, si no ha sido propiciado, es indiscutible su capitalización: al exacerbar los sentimientos xenófobos, han logrado en Estados Unidos y como buenos y fieles discípulos y seguidores, en México se sientan las bases para la implementación de los nuevos planes globales para la explotación de los recursos naturales y fuerzas productivas humanas en los países del tercer mundo (que nadie emigre por necesidad. Que cada uno tenga su propio changarro).
Los altos niveles de corruptibilidad y ambición desmedida de los gobernantes en los países de Centro y Sudamérica, así como el poder de seducción del discurso de la sociedad industrial moderna, han posibilitado que en los países latinoamericanos se fueran modificando leyes y constituciones para hacer legal el traslado de las operaciones industriales, así como leyes que derogan derechos laborales. La casi nula existencia de leyes que regulen la utilización responsable de los recursos nsturales o la disposición de las autoridades para ignorarlas. 
Ya no se trata del capitalismo primitivo.
Tampoco es el capitalismo colonialista.
Ni es el capitalismo empresarial.
Ahora se trata del capitalismo corporativista.
Ahora como nunca controlan todos los niveles y aspectos del fenómeno económico gigantescas corporaciones.
Las franquicias y las tiendas de conveniencia son la punta del iceberg. Tome usted cualquier producto de un aparador.
El corporativo, a través de sus infinitos segmentos, se ocupa desde la producción y extracción de materia prima así como transformación, elaboración y manufactura del producto, su empaque y venta.                                                                  
En lo referente a materias primas, libertad para depredar el medio ambiente (ya tienen hasta programas para explotar económicamente la Luna y Marte).
En el ámbito laboral, el corporativo tiene todo el control: sólo se venden sus productos, la distribución del espacio y su ubicación, también las expresiones verbales y corporales.
...pero tú eres el responsable y en los casos en que la inversión es tuya, eres en realidad un empleado con responsabilidad patronal o un dueño sin capacidad de decisión.
El modelo capitalista-empresarial que les ha dado excelentes resultados al interior de los países,  reducción de gastos y responsabilidades, que produce mayores ganancias, está siendo implementado en las políticas económicas externas.
Colonizar un país o territorio implica responsabilidades para con sus habitantes (educación, salud... bienestar social). Pero si lo hacen su socio a la manera de la nueva cara del capitalismo empresarial como una sucursal independiente, no se tienen responsabilidades para con la población en tramos a la etapa del neocolonialismo empresarial.
Toda revolución está condenada a fracasar porque el medio empleado es la toma del poder para implementar el cambio desde arriba. Los diferentes partidos o movimientos políticos sólo se contraponen de forma discursiva porque en lo ideológico, ya lo decía Octavio Paz en una entrevista a Julio Scherer...
...creen que en el desarrollo industrial y económico está la salvación de México. Son adoradores del progreso, aunque unos juren por Ford y los otros por Lenin. Pero hoy sabemos
que las dos vertientes de la sociedad industrial moderna -la democracia capitalista y el colectivismo burocrático mal llamado socialista- termina en un impasse. ¿No es hora de buscar otro camino?
Crucero Huhí - Homún. 13 de junio de 2019.

0 comentarios:

Publicar un comentario