jueves, 27 de junio de 2019

01:22:00
MÉRIDA, Yucatán, 27 de junio de 2019.- El Ayuntamiento de Mérida y el Museo Fernando García Ponce-Macay unieron lazos de trabajo y compromiso con la sociedad con la siembra simbólica de un árbol y la donación de cincuenta árboles característicos de Yucatán, para celebrar los 25 años del museo y contribuir, a su vez, con la Cruzada Forestal 2019.
Renán Barrera Concha, presidente municipal de Mérida, destacó la trayectoria del Museo, desde los empeños y la suma de voluntades para su fundación, así como el trabajo realizado a lo largo de 25 años; tiempo en el cual el museo se ha sumado con el Ayuntamiento en el impulso de la vida cultural de los meridanos con programas como la Noche Blanca, el Mérida Fest y ahora con la Cruzada Forestal.
El presidente municipal externó que el Ayuntamiento tiene una meta de diez mil árboles por plantar, alcanzando a estas fechas casi el 50 por ciento de dicho compromiso. Además, detalló que para el mes de julio se sumarán treinta mil árboles más en Mérida.
Por su parte, la directora de la Unidad de Desarrollo Sustentable del Ayuntamiento, Eugenia Correa Arce, consideró que el hecho de plantar el árbol en un recinto tan emblemático como el Museo es un acto simbólico que busca motivar a la ciudadanía a sumarse a la conciencia y cultura de cuidado por los árboles.
El árbol donado es Clusia lundellii (nombre botánico) conocido como Chunup (nombre maya), es una especie nativa de las selvas del oriente de la Península de Yucatán. Su follaje perenne y exuberante lo hace una especie con un gran potencial ornamental y resistente a la sequía, características que lo hacen muy conveniente para su uso en jardinería y paisajismo.
El programa de plantación de la Dirección de Desarrollo Sustentable está integrando múltiples especies nativas a la arborización de Mérida, para aumentar la riqueza biológica de nuestro entorno urbano; en este sentido, el Chunup es una muestra de las muchas especies nativas y silvestres que apenas en tiempos recientes se han empezado a usar como ornamentales.
En su oportunidad, Elba García Villarreal, directora de la Fundación Cultural Macay A.C. señaló que el arte, como expresión sublime de la humanidad, ha encontrado también en la conservación del medio ambiente un tema y razón y, es precisamente ese trabajo creativo la vocación directa de este espacio: "el Museo Fernando García Ponce se compromete a sumarse a los esfuerzos de nuestra comunidad, en particular a los que ha venido realizando el Ayuntamiento de Mérida, como la muy acertada tarea de crear conciencia entre la población sobre el cuidado del medio ambiente a través de la Cruzada Forestal 2019".
García Villarreal recordó que las preocupaciones estéticas de nuestro tiempo también han formado por sí mismas una corriente contemporánea denominada arte ecológico, arte ambiental o ecoarte.
El personal que labora en el Museo se sumó a este compromiso al adoptar alrededor de 50 árboles que otorgó el Ayuntamiento en el mismo acto, para sumarse a la Cruzada Forestal desde sus propios espacios y entorno.
Cabe recordar que buena parte del terreno que ocupó el edificio del antiguo Palacio Episcopal (sede del Museo) en los siglos XVI, XVII y parte del XVIII correspondió a una amplia huerta. Por lo que el nuevo habitante del Museo se suma a los añejos árboles de huaya, caimito y zapote que hoy en día dan frescura al jardín central del recinto.
En el evento también estuvieron presentes el regidor presidente de la Comisión Especial de Sustentabilidad, Jesús Pérez Ballote, el regidor Richar Mut Tun, el director de Cultura del Ayuntamiento, Irving Berlín Villafaña y el director del Museo, Rafael Alfonso Pérez y Pérez.

0 comentarios:

Publicar un comentario