lunes, 27 de mayo de 2019

09:42:00
BRUSELAS, 27 de mayo de 2019.- Ya es definitivo. Se acabó el bipartidismo en el Parlamento Europeo. Las primeras previsiones de los resultados de estas elecciones europeas indican un desgaste importante de los dos grandes grupos, populares y socialistas, y en cambio, un aumento considerable de liberales, verdes y de la extrema derecha. Todo ello en unas elecciones al Parlamento Europeo en las que ha aumentado la participación hasta situarse alrededor del 51%.

La caída de los dos grandes este 2019 les deja lejos de conseguir que su suma se acerque a la mayoría absoluta necesaria para dirigir la eurocámara, como había ocurrido en toda la historia de este parlamento, por lo que les será indispensable buscar a uno o varios socios. Entre los obvios candidatos están los liberales, probablemente la primera opción que se explorará, y también los verdes, los dos grupos que se colocan como grandes ganadores en estas elecciones. Todo ello según las primeras proyecciones facilitadas por el Parlamento Europeo, que son aún muy preliminares.

El Parlamento Europeo anoche. (Reuters)

El PPE y los socialistas pierden 40 escaños cada uno

En concreto, según estas proyecciones, los populares obtendrían 178 escaños, muy por debajo de los 217 de que disponían actualmente. También el desgaste afecta a los socialistas, que se quedan en segunda posición con 147, 40 menos de los que disponían ahora. La gran subida la protagonizan los liberales, en parte por la incorporación del movimiento En Marche de Macron, que les ha proporcionado tanto visibilidad como diputados. Pasan de 69 diputados actuales a superar el centenar, y se colocan en una posición privilegiada para actuar como bisagra indispensable. Los tres partidos juntos se colocan por encima de la mayoría absoluta del parlamento y con un amplio colchón de seguridad.

Por otro lado, el otro de los partidos que sube son los Verdes, impulsados especialmente por su éxito en Alemania, que les permite llegar a los 70 diputados.

Verdes y liberales se consideran actores indispensables

Los dos grupos salieron rápidamente a subrayar que se han convertido en actores indispensables. “No hay mayoría sólida proeuropea sin nuestro grupo”, dijo el liberal Guy Verhofstad, mientras que el verde Philip Lamberts, también consideró que, para sumar esa mayoría, “podemos ser indispensables”.

Por su parte, los euroescépticos, populistas y extrema derecha han conseguido una subida importante, pero lejos de lo que podría calificarse como gran oleada. Sumarían según estas estimaciones 171 diputados, un 23 % del total de escaños. Una cantidad importante pero que, si queda repartido, como ya lo estaba actualmente, entre tres grupos distintos, tendrán una capacidad de influencia limitada.

Por otro lado, cabe destacar la subida de la participación en estas elecciones, que se situaría alrededor del 51% entre 27 de los países miembros, a la espera de los datos del Reino Unido. Supone la participación más alta desde 1994, (56,7%), y además, y el dato es significativo, es la primera vez que se rompe la tendencia a la baja en el porcentaje de voto en las elecciones europeas. La primera vez que se eligió a los eurodiputados por sufragio universal fue en 1979, y participó un 61,8% del electorado. Desde entonces la participación se ha ido reduciendo sin prisas, pero sin pausa, hasta este repunte conseguido en las elecciones de ayer. (Jaume Masdeu / La Vanguardia)

0 comentarios:

Publicar un comentario