domingo, 5 de mayo de 2019

08:53:00
VENEZUELA, Caracas, 5 de mayo de 2019.- Sus rostros asentían en silencio cuando los caraqueños les llamaban a pasarse del lado de la constitución y abandonar la dictadura de Nicolás Maduro. El gesto afirmativo de la cara y los fusiles en posición de descanso fueron las señales visibles de los uniformados a favor del llamamiento democrático.

En las cuatro comandancias de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, que se encuentran en la capital venezolana, los manifestantes leyeron a viva voz la proclama del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en la que exhorta a los militares a alinearse con la Constitución y colaborar con el rescate de la institucionalidad del país.

Una manifestante lee la proclama a un grupo de agente de la PNB. (REUTERS)

Las marchas de este sábado fueron pacíficas y no hubo represión por parte de los cuerpos policiales que rodearon los cuarteles militares para que los manifestantes no tuvieran acceso a las instalaciones, por lo menos, a las 10 de la mañana cuando fueron convocadas.

En San Bernardino donde está la Comandancia de la Armada, Carlos Julio Rojas, celebraba el éxito de la protesta porque «los uniformados no nos dispararon ni fueron violentos como el 30 de abril y el 1º de mayo que nos atacaron a plomo limpio·.

Los dos días de protestas de esta semana se saldaron con cinco muertes por disparos de bala, más de 100 heridos y 200 detenciones, según la ONG Foro Penal, cifras confirmadas por Amnistía Internacional. En lo que va de año son 57 las muertes y en lo que va de régimen de Maduro suman 271 fallecidos.

El activista opositor Rojas lamentó que los miembros de la Armada no recibieran el documento democrático pero «sí escucharon el mensaje porque lo leímos gritando». A los militares les hablamos, les dijimos que tienen familias y pasan hambre igual que nosotros, los civiles.
Rebelión popular

«Esto es una rebelión popular», calificaba Pablo Cova, al indicar que los militares que contactaron y pudieron conversar directamente se mantuvieron en silencio afirmando el mensaje de Guaidó. «Nos pidieron que no revelaran sus nombres porque tenían miedo de que los castigaran».

Isabel Márquez, de 45 años, también se lamentó que los militares no hayan recibido el documento, pero destacó que cuando lo estaban leyendo a viva voz, los uniformados afirmaban en silencio la exhortación democrática.

«Los vecinos de los barrios hemos venido a hablar con los militares para que se rebelen contra la dictadura. Todos pasamos hambre. No tenemos comida ni medicinas. Mi hijo se fue a España porque no tenía vida ni futuro aquí», añade Márquez. (Ludmila Vinogradoff / ABC)

0 comentarios: