domingo, 5 de mayo de 2019

09:57:00
ARGEL, Argelia, 5 de mayo de 2019.- La policía argelina ha detenido este sábado a Said Buteflika, hermano del ex presidente Abdelaziz Buteflika y verdadero poder en la sombra desde que el dirigente sufrió un ictus en 2013 que le dejó incapacitado para gobernar. Junto a Said, se ha producido también el arresto de dos importantes generales que, durante las últimas décadas, formaron la cúpula militar gobernante en Argelia. Se trata del general Athman Tartag, alias 'Bashir' (de 69 años), y de Mohamed Mediene, alias 'Toufik' (de 79), según informan medios locales.

Los tres se encuentran custodiados por los servicios del Departamento de Inteligencia y Seguridad (DGSI), que investiga sus actividades, denunciadas por el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Ahmed Gaid Salah, quien es también su rival acérrimo. Él mismo conspiró hace años con Abdelaziz Buteflika para destituir a 'Toufik' como jefe del Departamento de Inteligencia y Seguridad (DRS), lo que consiguió en 2015. En el lugar de 'Toufik', colocaron a Tartag y, para fragmentar el poder de los temidos servicios de Inteligencia, los dividieron en varias direcciones que pusieron bajo el ala de Presidencia y del ejército. Tartag fue destituido en abril, empujado por la caída en desgracia de Buteflika. Tanto 'Toufik' como 'Bashir' fueron figuras clave en la lucha contra el terrorismo islamista, aunque con dudosos y sucios métodos, durante los años 90, en plena guerra civil. La llamada 'década sangrienta', en la que tanto las fuerzas armadas como las milicias islamistas cometieron masacres, se cobró entre 150.000 y 200.000 muertos y provocó un trauma colectivo que aún perdura en Argelia.

Manifestantes protestan por la dimisión de toda la élite del poder en Argelia.  (REUTERS)

Los movimientos de este sábado confirman el afán del régimen por desmantelar todo lo que huela a la era Buteflika, en un claro intento de lavado de cara. Se producen en medio de una ola de protestas que tienen en jaque al sistema desde hace 11 semanas -la última gran manifestación se ha vivido este viernes- y que ya provocaron la dimisión del presidente Buteflika el 2 de abril, hace ahora un mes. La salida del enfermo 'rais' ha convertido al actual jefe del Estado Mayor del ejército, Ahmed Gaid Salah, en auténtico hombre fuerte del país. Gaid Salah prometió limpiar el sistema de corrupción y restaurar la confianza del pueblo, pero con la clara intención de mantenerse en el poder y erigirse en salvador del pueblo.

En el contexto de las movilizaciones ciudadanas, Gaid Salah había acusado públicamente a 'Toufik' de conspirar contra el ejército y contra el movimiento de contestación y le había advertido de que cesara sus actividades. La detención de 'Bashir' es un paso lógico dada su proximidad con el clan Buteflika. Said Buteflika, por su parte, había sido blanco de las acusaciones de Gaid Salah, que le tildada de jefe de la 'mafia' que saqueaba el país.

Las detenciones de este sábado se suman a las de varios oligarcas del clan Buteflika, entre los que se incluye Issad Rebrab, considerado el hombre más rico del país, y el ex presidente de la patronal, Ali Haddad. (Rosa Meneses / El Mundo)

0 comentarios: