domingo, 19 de mayo de 2019

08:21:00
CIUDAD DE MÉXICO, 19 de mayo de 2019.- La corrupción es el tema que abanderó la campaña del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Y la lucha contra ella el pilar del discurso de su toma de posesión el pasado 1 de diciembre. «El problema de México no es la falta de presupuesto, sino la corrupción» repite como un mantra.

Ahora AMLO ve en este problema una parte de la solución para algunas de las iniciativas de su gobierno, como la Estrategia Nacional Contra las Adicciones, una campaña dirigida a los jóvenes para evitar el consumo de drogas, que fue presentada esta semana en la rueda de prensa diaria que ofrece el presidente mexicano desde el Palacio Nacional. Un programa para el que, asegura, no hay límite de recursos.

Esto se debe, en parte, a la nueva creación del bautizado como Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indepuro), como se encargó de desvelar el propio mandatario este jueves. «El Gobierno confisca bienes mal habidos de la corrupción, de políticos corruptos, estamos hablando de vehículos de lujo, de residencias, ranchos, aviones, joyas, dinero en efectivo, dólares», señaló.

En una primera estimación, AMLO calcula que al año se podrían obtener alrededor de 1.500 millones de pesos (unos 70 millones de euros), a través de la subasta de estos bienes. Cantidad que, según admitió, todavía no tiene muy claro cómo va a ser redistribuida entre el pueblo mexicano. «Lo estamos definiendo. En algunos casos va a ser directo a las sociedades de padres de familia de las escuelas para su mantenimiento, para la construcción de unidades deportivas, para ambulancias, para caminos... Todo lo que pueda hacerse con este apoyo», subrayó.


La primera entrega de ese dinero irá destinada «para la atención a los jóvenes y se va a tener ya la próxima semana», anunció AMLO, quien desde que llegó al poder ya ha subastado parte de la flota de vehículos oficiales y ha vendido el avión presidencial para recaudar fondos.

Coches de lujo y residencias

El primer lote de bienes incluye «extravagantes vehículos de lujo», además de dos camionetas regalo a la presidencia del Rey de Jordania, «que no se sabía que existía y que parecieron», que podrían ponerse a la venta o ser entregadas a la Guardia Nacional. Está previsto que se subasten el próximo 26 de mayo en Los Pinos, antigua residencia presidencial. De su venta se esperan obtener unos 30 millones de pesos (1,5 millones de euros)

López Obrador señaló, además, que el gobierno está «recuperando residencias que estaban custodiadas por políticos de partidos», y para dar alguna pista a los periodistas, sin aportar muchos datos, se refirió a la zona de Las Lomas, una de las más exclusivas de la capital mexicana. La recaudación de estas propiedades será «para las comunidades más pobres de Mexico». (Susana Gaviña / ABC)

0 comentarios:

Publicar un comentario