viernes, 12 de abril de 2019

22:43:00
Pedro Echeverría V.

1. El presidente López Obrador señaló en un discurso que la exgobernadora del PRI Yucatán (1991-94), Dulce Sauri, es parte de la “Casta Divina Yucateca”. Apenas la vi en una fotografía entregándole al presidente un libro suyo, para demostrar que no pertenece a  esa Casta que Salvador Alvarado –siendo gobernador del estado de Yucatán- en 1916 bautizó como tal.

2. Yucatán es uno de los estados más conservadores y derechistas de la República, de los que casi nunca ha participado en política nacional y sus poquísimas protestas han sido limitadas dentro del estado. Incluso Campeche y Quintana Roo –estados que se independizaron en 1848 y 1901 respectivamente-han demostrado en los últimos 30 años estar interesados en participación política.

3. La categoría “Casta Divina” estuvo muy presente en la larga época de dominación de los hacendados henequeneros (1870-1940) en alianza con el poderoso alto clero yucateco. El presidente Lázaro Cárdenas  expropió en 1937 las tres cuartas partes de las tierras a los hacendados pero cometió el error de dejarles las máquinas desfibradoras. Pronto esa Casta divina se levantó con sus hijos.

4. Los hacendados henequeneros en Yucatán, al perder sus tierras (pero no sus capitales) fueron los más destacados fundadores del PAN con el objetivo de combatir con todas sus fuerzas al presidente Lázaro Cárdenas considerado “comunista”.  Mucho más porque el PRI en Yucatán era fuerte;  tenía como símbolo al “socialista” Felipe Carrillo Puerto, contaba con el Partido Socialista del Sureste.

5. Pienso que la exgobernadora Sauri no es originalmente de la Casta Divina, pero su gran problema es seguir perteneciendo al PRI que ahora mantiene una estrecha alianza con el PAN. Estos dos partidos, después de enterrar a México en la más grande corrupción, en grandes desfalcos y asesinatos, superiores a los demás países del mundo, no podrán salvarse de las críticas. Es más, todos ellos, no deberían abrir la boca.

6. Si en algún momento de mi vida hubiese pertenecido al PRI, al PAN o al PRD no saldría de mi casa por vergüenza. ¿Qué podría decir habiendo sido cómplice de la situación desastrosa en que se encuentra México por la gigantesca pobreza y miseria del 80 por ciento de nuestra población y la concentración de la riqueza en menos de mil poderosos políticos y empresarios? La tarea hoy es ayudar a limpiar el estercolero ayudando al gobierno actual.

7. La realidad es que pensé que Sauri dejaría a un lado su historia política en la jerarquía del PRI para ingresar de inmediato a Morena. Los priístas yucatecos siempre han vista al PAN como el partido de la derecha, conservador, clerical, de los hacendados y sus hijos.  Los viejos del PRI yucateco –incluso a nivel nacional- siguen viendo al PAN y a los millonarios empresarios como la Casta divina. Así que doña Dulce tiene que cuidarse políticamente.

8. Yo no sé si el lópezobradorismo logre consolidarse. No estoy afiliado a él, pero pienso que hay que apoyarlo para que su programa político, económico y cultural se profundice. Soy amigo de José Luis por sus luchas juveniles y por sus batallas actuales con muchas contradicciones. Dulce debe hacerse una profunda autocrítica. Me alegra que la masa de la población mexicana esté despertando y que AMLO esté demostrando mucha honestidad e inteligencia. Es tiempo de enterrar al PRI, PAN y PRD. (12/IV/19)

0 comentarios: