viernes, 1 de febrero de 2019

22:35:00
Pedro Echeverría V.

1. Aplaudí que el rector de la UNAM y el director del Politécnico, sin que se les exija o se hagan manifestaciones de repudio en su contra, hayan devuelto desde la primera quincena de diciembre –fecha en que se inició el gobierno de López Obrador- la cantidad de su salario que sobrepasaba los 108 mil pesos del presidente AMLO. Con esa actitud puede entenderse conciencia y decencia que pueden dar confianza. Por el contrario en el gobierno hay decenas de miles de “mediocres sin llenadera” –que a pesar de la ley- prefieren que les marquen su residencia con el “San Benito” de insaciable ladrón. ¿No es acaso robar el presupuesto de la nación el seguir cobrando gigantescos salarios otorgados por gobiernos anteriores súper corruptos? ¿Prefieren tener en la fachada de su domicilio la letra C de corrupción con tinta imborrable?

2. Lean nada más: Hace unos días se publicó en México que un solo multimillonario gozaba de ingresos superiores a los de 50 millones de pobres y miserables.  A ese tipejo HP y otros más como él, no se le puede expropiar. Esto se debe a que al funesto artículo 27 constitucional que defiende la propiedad privada -base y fundamento del sistema capitalista- se le clavó un párrafo que es risible porque nunca se aplica: habla de la expropiación por utilidad pública que sólo podría hacerse mediante indemnización con las modalidades que dicte el poder público”. ¿Cómo carajos pueden existir 100 personajes mexicanos que forman parte de la “lista de Forbes”, es decir, de los hombres más ricos del mundo, sin podérseles expropiar,  mientras en México el 80 por ciento de sus habitantes sufren pobreza, miseria y hambre?

3.  Esta maldita Constitución y sus leyes –surgida de la revolución burguesa  mexicana (1910-17)- poniéndola en la práctica o violándola, estirándola o encogiéndola según intereses del poder, ha sido la base de las iinjusticias. ¿Cómo festejar a una Constitución, a sus héroes, a sus gobernantes, si lo único que aporta la historia pasada y reciente es un relato de explotación, desigualdades, corrupción. Personajes como Flores Magón y Zapata –perseguidos toda su vida y asesinados (uno por Obregón y otro por Carranza)- se conservaron limpios y revolucionarios porque nunca gobernaron; pero fuera de ellos no existe en la historia nadie que haya ejercido gobierno que no arrastre un pasado de oprobio. Veo muy bien y aplaudo el gobierno de AMLO; se ha iniciado maravillosamente en lo posible, pero no sé qué pasará en los próximos meses.

4. Después de dos meses exactos de gobierno, conociendo con cierta perfección López Obrador la situación del país y a sus principales políticos y empresarios, el presidente tiene todos los conocimientos para actuar y no estar planteado que se va a investigar. Las “conferencias mañaneras” son más que acertadas pues además de presenta programas, sus intervenciones –además de informar con detalle- desarrollan la conciencia y alejan las dudas en quienes las escuchan y las siguen. A mí me parecen muy buenas, pero seguramente los intereses de los medios de información son extremadamente variados. Parece que AMLO no solo debe escuchar el canto de las sirenas, también tiene que oír posiciones críticas (no la tonta oposición  a ultranza que sólo busca dinero y poder). En fin, AMLO es inteligente y no se dejará comer. (1/II/19)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario