martes, 5 de febrero de 2019

19:10:00
MÉRIDA, Yucatán, 5 de febrero de 2019.-El conteo de población 2015 arrojo como resultado 2 millones 51 mil 801 habitantes en el Estado de Yucatán, de los cuales 455 mil 775 son maya hablantes que significan el 22 % de la población total.

La Comisión de los pueblos Indígenas en la coordinación cuya sede es la ciudad de Mérida, contempla en su radio de atención a 45 municipios, pero de acuerdo con datos del conteo de población referido, la población indígena en el Estado es de 455 000 población maya hablante, y en el Centro Coordinador de Mérida es de 126 mil 056 indígenas que representa el 9 % de la población total que es de 1 millón 335 mil 252 habitantes en este centro Coordinador.

Esta coordinación representa el 42 % de los municipios de los 106 municipios del Estado.


Si comparamos:

La coordinación regional Peto está integrada por 11 municipios con una población de 167 mil 015 habitantes de los cuales 97 mil 581 es la población indígena, que representa el 58% de la población total de este Centro.

La coordinación regional Valladolid está integrada por 11 municipios con una población 173 mil 722 habitantes de los cuales 80 mil 511 es la población indígena, que representa el 46% de la población total de este Centro.

La coordinación regional Maxcanú está integrada por 15 municipios con una población 197 mil 858 habitantes de los cuales 65 mil 164 es la población indígena, que representa el 33% de la población total de este Centro.

La coordinación regional Sotuta, está integrada por 24 municipios con una población 177 mil 954 habitantes de los cuales 86 mil 473 es la población indígena, que representa el 49% de la población total de este Centro.

Como se puede observar, las diferencias en cuanto a población objetivo es la menor en el Centro Coordinador Mérida, apenas el 6% de la población total del Estado, por lo que fácilmente se deduce que el criterio indígena no es el motivo de tal distribución, sino otro.

De mantenerse esta actual distribución de municipios por Coordinación, se mantendría esta contra lógica en que la mayor cantidad de recursos económicos y humanos, este concentrada en la ciudad capital, cuando su universo de trabajo es por mucho, menor a la de los otros centros coordinadores regionales de la Entidad Yucateca.

Si como lo ha declarado y está poniendo en práctica el Gobierno Federal de acercar los servicios y descentralizar las instituciones, en concordancia deberá ser otro el lugar donde se ubique la Oficina de representación del Instituto o bien como lo establece el Inciso IV del Capítulo II de la Ley Nacional de los Pueblos Indígenas, (INPI) relativo a “Órganos y Funcionamiento de este Instituto, que a la letra dice: “Las Oficinas de Representación del Instituto, como órganos de representación en las entidades federativas, en las que así se requiera… porque se estarían arrastrando los mismos vicios que se pretenden combatir, de despilfarro, corrupción y opacidad, en la asignación y uso de recursos en general, que caracterizo a las administraciones pasadas.

Deben considerarse también la posición geográfica que permita el fácil acceso de la población a quienes van dirigidos y son razón de ser de este programa, se requiere que sea un lugar centro en la Entidad, y que sea icónico en la presencia indígena e historia de nuestros pueblos originarios.

Por tanto, la oficina de Mérida deberá convertirse solamente en un Centro Coordinador de Pueblos Indígenas, como órganos de operación regional como lo señala en la fracción V, de la misma Ley referida.

0 comentarios:

Publicar un comentario