jueves, 24 de enero de 2019

08:44:00
CARACAS, Venezuela, 24 de enero de 2018.- La represión desplegada por las fuerzas policiales contra las protestas antigubernamentales ya se ha cobrado la vida de al menos 14 personas, según los primeros cálculos del Observatorio Venezolano de Conflictos Sociales y de Provea, ONG de derechos humanos. 

Una cifra que amenaza con crecer porque esta madrugada se mantienen enfrentamientos entre manifestantes y agentes en distintas zonas populares de Caracas, acompañados de saqueos.Los 14 víctimas mortales (13 hombres y 1 mujer, todos ellos jóvenes menos dos hombres maduros) sufrieron impactos de bala cuando participaban en protestas pacíficas y fueron atacados por policías, militares o paramilitares chavistas "que actuaban en labores de represión de protestas", según ambas organizaciones, que denunciaron de forma expresa la participación de cuerpos de élite como las Faes (Fuerzas Especiales) y el Conas (Comando Antisecuestros) en tareas de orden público que desconocen. 

Las fuerzas chavistas tratando de dispersar manifestantes en Caracas. (AFP)

Barinas, cuna de la revolución, encabeza la lista mortal con 4 asesinados, seguida por la fronteriza Táchira y Caracas, con 3 cada una. Desde que comenzaran las protestas contra Nicolás Maduro el pasado lunes, al calor de la sublevación de 27 guardias nacionales en el cuartel de Cotiza, se han producido 157 detenciones, según el Foro Penal.

"No tengo palabras para expresar el dolor que siento al seguir enterándome que venezolanos han sido asesinados durante las protestas en las últimas horas", se quejó Juan Guaidó, presidente encargado del país tras la juramentación de este miércoles durante la gigantesca marcha pacífica de la oposición en Caracas. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) ha activado su sala situacional para seguir de cerca las denuncias de violaciones de derechos humanos. Una tarea enorme, según se desprende de las imágenes violentas que han salpicado una jornada que nació pacífica.

"Saqueos, disparos de armas largas, explosiones y una brutal represión de la dictadura tiene a muchos vecinos en los sectores populares tirados en el piso de sus casas para evitar balas perdidas", denunció el concejal Rogelio Díaz.

Los abusos policiales se mezclaron también con las acciones de delincuentes comunes, que aprovecharon el caso reinante en algunas zonas.

En Petare, una de las favelas más grandes del continente, encapuchados que intentaban cerrar las vías fueron dispersados por la Guardia Nacional, que les disparó perdigones y bombas lacrimógenas. Un tiroteo posterior, protagonizado por jóvenes que bajaron armados de los cerros, provocó varios heridos de bala. Camiones antimotines recorrieron la zona arremetiendo contra los manifestantes. "No quiero Clap (caja de comida distribuida por el gobierno), lo que yo quiero es que se vaya Nicolás", gritaban algunos de los manifestantes, con piedras en ambas manos. Este cántico simboliza la decepción de las clases populares con la política económica del chavismo.

En la avenida San Martín, en el oeste de la capital, los cuerpos de seguridad impidieron un saqueo a un supermercado, y también hubo enfrentamientos con manifestantes, que incluso secuestraron un camión de los uniformados, gritando consignas contra el gobierno. En el centro de la ciudad, en la avenida Panteón -muy cerca del palacio presidencial de Miraflores- también hubo protestas: los vecinos que quemaban barricadas y tocaban cacerolas también fueron dispersados con gases lacrimógenos. Militares intentaron entrar a algunos edificios.

El apagón informativo ordenado por el gobierno provocó que sólo las redes sociales difundieran los capítulos más extremos de la represión durante todo el día. Un ejemplo: 300 personas se escondieron en la catedral de Maturín, perseguidas por paramilitares revolucionares. En Puerto Ayacucho, capital dde Amazonas, una muchedumbre indignada asustó de tal forma a las fuerzas represivas de la Guardia Nacional, que huyeron a la carrera dejando sus escudos en el suelo. (Daniel Lozano y Diego Santander / El Mundo)

0 comentarios: