domingo, 20 de enero de 2019

10:12:00
MADRID, 20 de enero de 2019.- Dos días después de que su Land Rover arremetiera contra un vehículo de la marca Kia y volcara, en las inmediaciones de Sandringham House, la residencia de la Familia Real británica en el condado de Norfolk, Felipe de Edimburgo ha sido visto la tarde del sábado a los mandos de otro todoterreno y aparentemente sin cinturón de seguridad. Unas imágenes aparecidas en el «Daily Mail» y tomadas por MailOnline muestran al marido de la Reina Isabel II conduciendo, de nuevo a solas.

Al mediodía del pasado jueves, el Duque de Edimburgo salió milagrosamente ileso del siniestro, en el que se vio involucrado otro vehículo, donde viajaban dos mujeres y un bebé de 9 meses. El pequeño también salió inmdemne del accidente, pero la conductora sufrió una fractura en el brazo y su acompañante una lesión leve en la rodilla. Los tres fueron trasladados al hospital y dados de alta esa misma noche. Mientras, el Duque, que fue sacado del vehículo por un testigo presencial, fue trasladado a Sandringham House. Pese a la conmoción inicial, un chequeo médico certificó que se encontraba en perfectas condiciones.

El Duque de Edimburgo al volante.

El viernes por la mañana, el Duque se personó en el Hospital Queen Elizabeth, en King's Lynn, para someterse a un examen más exhaustivo. Según un portavoz de Buckingham, «el Duque no tiene lesiones preocupantes y ha regresado a Sandringham».

Las imágenes publicadas ayer en medios digitales británicos, que también recogió «The Telegraph», certifican el peor de los temores para muchos en el Reino Unido, entre los que se encuentran el mismísimo Carlos de Inglaterra, primogénito de Felipe de Edimburgo: su determinación de regresar a la carretera se ha producido pese a la preocupación de la Reina Isabel II y de quienes le rodean. Para la monarca, su marido, a sus 97 años de edad, es demasiado mayor para conducir. Y, más aún, hacerlo sin cinturón.

Felipe de Edimburgo transitó en la tarde del sábado por una vía pública, antes de convertirse en el terreno privado que rodea la finca, donde no tiene ninguna obligación legal de usar el cinturón de seguridad. Poco antes, se pudo ver a la propia Reina conduciendo en otro vehículo, aunque en su caso sí llevaba cinturón de seguridad.

Mientras tanto, la policía de Norfolk ha abierto una investigación de las circunstancias que rodearon el accidente del jueves. Cabe señalar que el siniestro ha desatado una polémica en torno a las medidas de seguridad de Felipe de Edimburgo. En el momento en el que volcó su todoterreno, el marido de la Isabel II viajaba solo, pese a que las medidas de seguridad en torno a la Familia dictan que siempre ha de estar acompañado por al menos un guardaespaldas. (ABC)

0 comentarios: