martes, 6 de noviembre de 2018

20:26:00
MADRID, 6 de noviembre de 2018.- Primero pensó que era una muñeca y solo se dio cuenta de que era un niño después de que el pequeño «dejara escapar un pequeño chillido».

«Pensé que era una muñeca. Incluso cuando lo alcancé y lo agarré por el brazo, todavía pensé que era una muñeca», dijo Hutt a la tienda local de Whakatane Beacon. «Su cara parecía de porcelana, pero luego soltó un pequeño chillido y pensé: 'Oh, Dios, esto es un bebé y está vivo'».

El Sr. Hutt, quien se alojaba en el campamento de vacaciones de Murphy, ubicado en la ciudad costera de Matata, salió a una playa cercana el 26 de octubre a las 06:15.

Según informa el diario neozelandés Herald, el señor Hutt solía ir directamente del campamento a pescar en la playa, pero ese día decidió pescar en un lugar diferente: 100 metros a la izquierda. Después de revisar su caña de pescar, vio al niño flotando en el agua.


Malachi Reeve, el bebé rescatado. (Stuff.co.nz)

«Estaba flotando a un ritmo constante ... si hubiera estado solo un minuto después, no lo habría visto», dijo Hutt. «Tuvo mucha suerte, pero no estaba destinado a irse, no era su momento».

La esposa del Sr. Hutt, Sue, alertó al personal del campamento, quien les informó que solo había una pareja con un bebé. Los servicios de emergencia también fueron alertados.

«Al parecer, el bebé estaba muy emocionado de estar en la playa. Fue la primera noche de la pareja allí», dijo a la BBC Rebecca Salter, copropietaria de Murphy's Holiday Camp. «Hutt, que es pescador y uno de nuestros clientes habituales, vio al bebé. Nos trajeron al bebé, lo envolvimos en toallas y Sue fue a informar a los padres del bebé».

El bebé se había escapado de la tienda de sus padres tras abrir la cremallera, y luego se dirigió hacia el océano. La madre del bebé «gritó» cuando le informaron que encontraron a su bebé en el agua; la pareja más tarde agradeció a los Hutts antes de regresar a casa.

«Fue un shock para todos. Fue un resultado muy, muy afortunado ... podría haber sido un incidente muy trágico», dijo la Sra. Salter. «Es un milagro». (ABC)

0 comentarios: