viernes, 30 de noviembre de 2018

20:00:00
MÉRIDA, Yucatán, 30 de noviembre.- La postulación de Martha Góngora Sánchez como candidata para presidir la Codhey, la cual fue desechada hoy pues la referida ocupa un cargo en el PRI estatal y por lo tanto era inelegible, fue objeto de polémica y rechazo debido a su filiación partidista y el hecho de que fue la segunda al mando en un gobierno del que, conforme pasan las semanas, se destapan más y más irregularidades y actos de corrupción.

Martha Góngora con quien fuera su patrón, el hoy ex gobernador Rolando Zapata.

Nadie, ni siquiera los priistas, pudo argumentar que Góngora fuera una candidata seria, emanada de la sociedad civil o respetada por ésta, pues hace apenas dos meses ocupaba el cargo de secretaria general de gobierno en la administración de Zapata. Ella intentó sin éxito capitalizar el vacío en la ley que para este cargo, a diferencia de otros de similar naturaleza, no requiere un plazo de 3 a 5 años de no haber ocupado un cargo público para participar en la convocatoria.

Góngora tiene una experiencia casi nula en temas de derechos humanos, fue omisa en temas financieros de la pasada administración y es miembro del consejo y la comisión permanente del PRI estatal.

Su nombramiento no hubiera sido ni moral ni éticamente incorrecto al no tener la ex candidata una sola cualidad que lo respalde.

La ex funcionaria fue la mano derecha de un gobierno reprobado en las urnas el pasado 1 de julio e implicado en escándalos, que dejó las finanzas públicas para lo que queda del año en bancarrota, con empresas fantasma, desfalcos e irregularidades en el sector salud.

Esta última situación es especialmente grave, pues se dejaron de adquirir vacunas. Esto significa que no sólo hubo un desfalco sino consecuencias crueles porque a quienes dejaron sin protección es a la población más indefensa, los niños, y se necesita una total falta de escrúpulos, por parte de todos los involucrados, para ello.

No puede ser que, siendo la segunda al mando, Góngora desconociera dichas situaciones.

Otra omisión grave y muestra de incompetencia en su gestión como secretaria general de gobierno fue el intento de combate contra la violencia contra la mujeres. Durante el gobierno de Zapata se solicitó la alerta de género al Gobierno Federal a raíz de los crecientes y graves casos que se registraron en la entidad y fue ella quien presidió las mesas de trabajo donde, junto con organizaciones de la sociedad civil, se pretendió dar cumplimiento a las recomendaciones que hizo la Segob a través de la Conavin, logrando evitar que se emitiera la alerta.

Esto fue una simulación para las mujeres y la población en general, prueba de ello son los múltiples casos que se han dado en fechas recientes, demostrando que las acciones fueron insuficientes y haciéndonos preguntar cuál fue el precio del aval de ciertas activistas que, tras haber pedido la alerta, se tomaron la foto y ya no han dicho mucho al respecto, desechando su credibilidad y años de lucha a la basura.

Al parecer de Rosa Adriana Díaz Lizama, coordinadora de los diputados panistas, la participación de Góngora en el proceso fue "muy atrevida" pues el gobierno que presidió su partido y en el que fue secretaria de gobierno apenas tiene 2 meses de haber terminado y hay un procedimiento de entrega-recepción en cuanto a los espacios que se dejaron.

Cabe recordar que, durante su gestión como directora del Registro Civil, previo a ser secretaria general de Gobierno, fue grabada en video intentando violentar autoritaria y arbitrariamente los derechos de un grupo de ciudadanos que acudieron a solicitar por escrito el registro de varias parejas del mismo sexo para contraer matrimonio. Aunque la legislación local no está actualizada en este tema y aún no reconoce el matrimonio gay, ya avalado a nivel nacional, el derecho de petición señala que las instancias de gobierno están obligadas por ley a recibir los oficios que entreguen los ciudadanos, hecho que Góngora parecía desconocer ¿y así quería presidir la Comisión de Derechos Humanos?

En otra entrega hablaremos de lo candidatos emanados de la Codhey, quienes representan la continuidad de las gestiones omisas, sumisas y opacas de Jorge Victoria y José Enrique Goff. (José Repetto)

0 comentarios: