miércoles, 21 de noviembre de 2018

17:27:00
José Repetto

Por casi una década, el matrimonio igualitario ha sido un tema polémico en Yucatán. La oposición a éste, remontándonos al año 2009, ha sido abanderada por la Red Pro Yucatán, que posteriormente se sumó al llamado Frente Nacional por la Familia, y la Iglesia Católica, detrás de ambas agrupaciones.

Foto de archivo de una manifestación a favor del matrimonio para todos

La Red Pro Yucatán

En 2009, organizaciones de derechos humanos pugnaban para que el Congreso del Estado lo reconociera, siguiendo la tendencia en el mundo desarrollado y como ese mismo año, meses después, se logró en la Ciudad de México.

Sin embargo este esfuerzo fue contrarrestado por varias asociaciones conservadoras que se agruparon en la denominada Red Pro Yucatán. El Congreso del Estado complació a dicho sector, reformando la legislación local para definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Entre los personajes más vocales de la Red Pro Yucatán se encuentran Ivette Laviada Arce, cuñada del ex senador panista Daniel Ávila Ruiz, y Marcia Lara Ruiz, ex consejera de la Codhey.

Los argumentos contra el matrimonio igualitario siempre han sido de carácter religioso, en referencia directa o indirecta a lo que dice La Biblia y los dogmas de la Iglesia Católica, falacias naturalistas sobre cómo dichas uniones son "antinaturales" y referencias al origen de la palabra matrimonio por gente a la que o le apasionan mucho las etimologías o sólo busca un pretexto para oponerse.

Las primeras bodas gay

No fue hasta 2013 que se celebró la primera boda en Yucatán entre una pareja del mismo sexo. Desde entonces, decenas han formalizado su unión.

Ricardo y Javier, la primera pareja gay en casarse en Yucatán.

Generó indignación el hecho de que los primeros matrimonios gay en el estado fueron registrados en un libro diferente, denominado "Libro Rosa", medida que se corrigió tras la inconformidad de los contrayentes y grupos de derechos humanos.

Aunque la legislación local no se ha actualizado desde 2009, parejas a lo largo de la República, como la antes referida, han logrado casarse tras ampararse para ello, aún cuando las leyes locales no lo permitan o incluso, como en Yucatán, lo prohíban explícitamente.

Omisión legislativa

En 2015, las agrupaciones de la sociedad civil Indignación, Oasis San Juan de Dios y Unasse promovieron ante el Poder Judicial una acción por omisión legislativa debido a que el Congreso del Estado no había actualizado su legislación para reconocer el matrimonio igualitario.

Amelia Ojeda Sosa (Unasse), Carlos Méndez Benavides (Oasis San Juan de Dios) y Carlos Luis Escoffié Duarte.

Ésta fue rechazada y dicha medida fue celebrada por la Red Pro Yucatán a través de Ivette Laviada, quien ha dedicado años de su vida a luchar contra la igualdad de derechos para la diversidad sexual.

Ivette Laviada: activista contra el matrimonio igualitario, el aborto, la eutanasia y la educación sexual.

"¿Hasta cuándo van a seguir interviniendo en la vida y derechos de los demás?", preguntó en un artículo Jesús Peraza Menéndez.

Gran Plaza Mérida, un ejemplo de discriminación

La discriminación seguía y sigue vigente en Yucatán. Semanas antes, la Gran Plaza lanzó una dinámica en Facebook para ganar un anillo de compromiso y una cena de San Valentín. Una pareja del mismo sexo envió su foto para participar, pero se les rechazó bajo el argumento de que el concurso "es específico para parejas heterosexuales".

La Gran Plaza negó a una pareja del mismo sexo su participación en un concurso a pesar de que las bases de la convocatoria no lo impedían.

El centro comercial procedió a alterar retroactivamente su convocatoria para dicho fin, pues su redacción original no daba lugar a la exclusión de la pareja, por lo cual ésta fue arbitraria de entrada.

La SCJN reconoce el derecho al matrimonio para todos

Ese mismo año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que son inconstitucionales los códigos civiles donde el matrimonio sólo es reconocido como la unión entre y un hombre y una mujer para procrear. Desde entonces, parejas a lo largo de todo el país han logrado casarse.

A nivel nacional y local, el Frente Nacional por la Familia realizó varias protestas en contra de dicho fallo. De manera similar, el actual arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, se ha pronunciado en varias ocasiones contra este tipo de uniones.

Manifestación del Frente Nacional por la Familia en Mérida en julio de 2015. Como se puede apreciar, parte de la estrategia del FNF ha sido usar a niños para dar un ambiente "familiar" a sus marchas y presentar su oposición al matrimonio igualitario con oraciones positivas (decir "Sí al matrimonio entre hombre y una mujer" en vez de "no al matrimonio entre parejas del mismo sexo").

En los últimos años, varios estados de la República lo han reconocido gradualmente.

Cabe mencionar que, también en 2015, la Suprema Corte de Estados Unidos reconoció el derecho al matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Iniciativas locales en la "congeladora" / temor a abordar el tema

En agosto de 2018, a menos de dos meses de que acabara su mandato, el hoy ex gobernador Rolando Zapata Bello envió al Congreso del Estado una iniciativa para su aprobación. Durante la pasada legislatura también introdujo una similar el diputado local David Barrera Zavala. Ambas acabaron en la "congeladora", esto es, jamás llegaron al pleno.

Se espera que el Congreso del Estado discuta próximamente el tema.

Se espera que, en los próximos meses, la actual legislatura aborde en comisiones -y, si avanza, sea sometida a su aprobación- la iniciativa presentada por Zapata. También se habla de la posibilidad de que ésta permanezca en la congeladora o bien sea descartada o modificada para presentar, en su lugar, una de "sociedades de convivencia" o "uniones civiles", la cual no constituiría un avance real en materia de derechos humanos pues, al no usarse el término matrimonio, no lograría la igualdad para las parejas del mismo sexo, manteniéndolas en un estatus inferior ante la ley. Esto, nos comentan, tendría el objetivo de apaciguar a los grupos religiosos, los cuales tienen nerviosos a varios diputados locales, quienes no quieren asumir el costo político de abordar este tema y disgustar a uno u otro sector. La diputada Milagros Romero Bastarrachea, de Movimiento Ciudadano, ha señalado que el Legislativo está en desacato al no aprobar el matrimonio igualitario.

A la fecha sigue siendo una constante la oposición del Frente Nacional por la Familia, la Red Pro Yucatán y el arzobispo Gustavo Rodríguez. Más allá de estos sectores, no parece haber adversión significativa en la sociedad yucateca contra el matrimonio para todos.

El próximo gobierno podría echar atrás todos los avances alcanzados

A nivel federal, se desconoce la postura que asumirá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador respecto a este tema, pues en el pasado habló de la posibilidad de someterlo a consulta y durante su gestión como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal éste no avanzó. También cabe mencionar su alianza, en el pasado proceso electoral, con el hoy extinto Partido Encuentro Social (PES), de grupos evangélicos, el cual se opone categóricamente al matrimonio gay.

Avance del matrimonio igualitario en México a la fecha. En amarillo los estados cuyas legislaturas aún no lo reconocen, en azul fuerte las entidades donde ya está plasmado en las leyes locales y en azul claro Guanajuato, el único estado donde sólo se reconocen uniones civiles.

Reconocer el derecho al matrimonio igualitario permitiría que las parejas del mismo sexo gocen de igualdad de derechos ante la ley, sean reconocidas como iguales y se casen sin necesidad de ampararse, tal como lo hacen los matrimonios heterosexuales. Básicamente implicaría que la ley incluyera un lenguaje genéricamente neutro, tal como se hizo en la Ciudad de México, cuyo Código Civil se reformó para decir: "Artículo 146.- Matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua. Debe celebrarse ante el Juez del Registro Civil y con las formalidades que estipule el presente código".

0 comentarios: