viernes, 30 de noviembre de 2018

06:18:00
JERUSALÉN, Israel, 30 de noviembre de 2018.- Casi dos mil años después de su muerte, investigadores israelíes hallaron un anillo de bronce con la inscripción de Poncio Pilato, el hombre que ordenó la crucifixión de Jesús, lo que podría ser la única evidencia de su histórica existencia.

La joya fue encontrada durante las excavaciones llevadas a cabo en la década de 1960 en el lugar del antiguo palacio Herodión, en Cisjordania, pero recientemente el equipo de Roi Porat descifró el texto que tiene grabado.


De acuerdo con los especialistas, el nombre hallado en el anillo era raro para Israel en aquella época. "No sé de ningún otro Pilato en esa época, y el anillo muestra que era una persona de estatura y riqueza", explicó el profesor Danny Schwartz sobre el quinto prefecto de la provincia romana de Judea que gobernó entre los años 26 y 36.

Se trata de una pieza distintiva además de la caballería en la época romana, a la que pertenecía Pilato, aunque los expertos también creen que su dueño pudo haber sido alguno de sus funcionarios, informa Haaretz. (SDP Noticias)

0 comentarios: