jueves, 18 de octubre de 2018

10:53:00
MOSCÚ, Rusia, 18 de octubre de 2018.- Julio Iglesias demostró ayer en el Palacio Estatal del Kremlin que “sí puede” subirse aún a los escenarios y dar lo mejor de sí mismo tras dos años de ausencia, tal y como reconoció el artista ante un público entregado.

El de Moscú fue el último concierto de su gira “50 Aniversario”, que llevó previamente a Tashkent (Uzbekistán), a Dubái y a Tel Aviv y con la que quiso celebrar su medio siglo de carrera.

Iglesias, que cumplió 75 años y al que no se le notaron sus problemas de espalda durante las dos horas que duró el concierto en Moscú, admitió ante cerca de 6 mil personas que “no sabía si podía hacerlo de nuevo”.

Julio Iglesias en concierto en Moscú.

“¡Y puedo hacerlo de nuevo!”, dijo Iglesias entre el aplauso del público, formado en su mayoría por españoles y rusos. Y así lo demostró en la Gran Sala del Palacio Estatal del Kremlin, en la que abrió el concierto de Moscú con la canción “Amor, amor, amor” y en la que se dirigió al público en ruso dándole “muchas gracias” por haber acudido a verle.

Entre el elegante público moscovita se encontraba la rusa Vera, que dijo que acaba de cumplir 70 años y que la entrada del concierto fue un regalo de sus hijos, uno muy especial para ella.

“Escuché por primera vez la voz de Iglesias durante un viaje a Cuba con mi marido en el año 1981, y desde entonces le amo”, afirmó.

Iglesias, que en medio siglo de trabajo artístico cuenta con 82 álbumes en 12 idiomas y ha vendido más de 300 millones de discos en todo el mundo, cantó en Moscú en español, francés, inglés e italiano. El artista arrancó su primer gran aplauso con “Mammy Blue”.

“Crazy” fue otra de las canciones que más entusiasmo despertó entre el elegante público moscovita, que se emocionó además con el arte del saxofonista de la banda de Iglesias y con la magnífica pareja que bailó tango.

“Échame a mí la culpa”, “Me olvidé de vivir”, “Moralito” y “Nathalie”, fueron parte del concierto. (EFE)

0 comentarios: