viernes, 7 de septiembre de 2018

07:30:00
MADRID, 7 de septiembre de 2018.- Estaba en California y por tanto era legal, pero para alguien como el consejero delegado de Tesla, Elon Musk, perseguido en las últimas fechas por la polémica, reaparecer en público fumándose un porro de marihuana y bebiendo whisky en un programa de radio no parece la mejor manera de tranquilizar a sus inversores. Apenas dos semanas después de que el fundador de la compañía recapacitara sobre su intención de sacar a Tesla de la Bolsa y anunciar que seguiría cotizando en Wall Street, Musk acudió a "The Joe Rogan Experience", un podcast en directo en el que conversó durante cerca de tres horas.

Elon Musk fuma marihuana en directo en un programa de radio. (The Joe Rogan Experience)

"¿Lo has probado alguna vez?", pregunta el presentador a Musk, que responde afirmativamente entre risas diciendo que una vez. Joe Rogan se enciende entonces un porro mezcla de tabaco y marihuana, según aclara al empresario, y tras pegarle una calada se lo pasa a Musk. Este lo coge preguntando: "¿Esto es legal, no?". Justo antes de probarlo, el presentador le pregunta: "¿Entonces cómo funciona, la gente se enfada contigo si haces ciertas cosas?". Musk no responde.

La aparición de Musk viene tras un verano en el que el genio detrás de Tesla y SpaceX ha dilapidado su imagen a base de un comportamiento errático. Tras poner la Bolsa patas arriba en agosto, el empresario confesó estar al borde del colapso físico y mental. Entre medias, ha habido inversores saudíes interesados en coches eléctricos e investigaciones oficiales sobre la viabilidad de sus empresas. Musk, sudafricano de 47 años, californiano de adopción, lleva dos décadas instalado en la élite de Silicon Valley. Fue uno de los artífices de PayPal y está en el grupo de visionarios que trabajan para transformar el mundo con la tecnología, al nivel de los creadores de Google, Facebook o Netflix. Con fama de imprevisible, dispuesto a poner millones detrás de cualquier idea, Musk empieza ahora a ser conocido más por su comportamiento que por sus aciertos empresariales. (El País)

0 comentarios: