jueves, 30 de agosto de 2018

16:29:00
Pedro Echeverría V.

1. En México –supongo que en todo el mundo- los políticos siendo candidatos prometen de todo para ganar votos de insulsos electores; luego gobernando se dedican a gozar de todos los beneficios que proporciona  ser parte del aparato gobernante;  al concluir su gobierno se convierten en los cínicos más descarados del mundo diciendo que cumplieron, cuando la evidencia demuestra lo contrario. Así ha sido desde que México logró su independencia de España en 1821. Así son y serán todos los gobiernos mientras la población no tenga la conciencia, la dignidad y la organización para protestar.

2. Los presidentes de la República son, indiscutiblemente, los responsables de los problemas generales del país que gobiernan, porque ellos trazan las políticas de su sexenio: la política económica, la exterior, de seguridad, de salud, de educación, en fin, de todas las políticas en que se divide la administración del país. Y si la principal –la económica- por ser la determinante, falla, pues ya nos llevó el carajo a todos. Pero además, si los gobernantes y empresarios salen más millonarios del poder frente a la pobreza, miseria y hambre der más de la mitad de la población, pues realmente lo único que se merecen es la cárcel con pena perpetua.

3. Cuando el PRI dio a Fox del PAN el año 2000 el triunfo electoral, muchos pensaron que todo iba a cambiar para bien, pues había un hartazgo de 71 años de dictadura del PRI. La gente creyó que después de la corrupción del PRI no podría haber otro gobierno más corrupto, es decir, que habíamos llegado al tope. Después de un año de gobierno de los seis años que vendrían, la gente comenzó a protestar porque Fox, además de lenguaraz, se dedicaba a hacer negocios familiares, a halagar a su esposa, tan vulgar defraudadora como él. Dijeron entonces que los gobiernos del PRI saqueaban el país pero repartían; que los del PAN robaban y ni repartir sabían.

4. No olvidaré que el presidente Fox, en su imbécil ingenuidad invitando a Invertir en México dijo: “No olviden que el gobierno de México es de los ricos empresarios, por los ricos empresarios y para los ricos empresarios”. Obviamente así  era, pero la regla mágica era no decirlo, no reconocerlo, aunque el pueblo lo sepa. En las elecciones presidenciales de 2006 la consigna fue siempre: “Cualquiera, menos el izquierdista López Obrador”. Y así fue: se organizaron mil maniobras para evitar que llegue; al final ganó las elecciones AMLO, pero en los tribunales se concretó el fraude Electoral. Ese gran fraude y su gobierno dieron derecho a la cárcel a Fox.

5. Los presidentes Calderón del PAN (2006-2012) y Peña Nieto del PRI (2012-2018) empataron en sus gobiernos en el número de asesinatos por persecución al narcotráfico: 120 mil muertos y un número igual de parecido de personas desaparecidas. O sea, México ha vivido desde 2006 a 2018 un estado de guerra con cientos de miles de militares y policía especial en las calles de la ciudad de México; además se han instalado miles de millones de cámaras fotográficas en todas las calles y negocios para control, así como miles de los llamados “drones” que cruzan el espacio con potentes cámaras abiertas controlados por computadoras. Estado de Sitio indiscutible.

6. Una vez leí o escuché a alguien que decía: Me parece absolutamente inhumano e injusto que los explotadores, ladrones y asesinos, mueran cómodamente en una cama; mientras personas que han actuado con decencia y solidaridad mueran asesinados y tirados en la calle. Así sucede siempre en el sistema capitalista: decenas de miles de personas se pasan10 o 20 años por robarse una cartera o un pan para comer; mientras tanto a cientos de multimillonarios les hacen grandes homenajes por sus compinches empresarios o gobiernos. Y éstos, si acaso los pescan haciendo negocios multimillonarios, no faltarán abogados y gobernantes que impidan que se manche su “buen nombre”. (30/VIII/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: