domingo, 12 de agosto de 2018

14:29:00
VILLAHERMOSA, Tabasco, 12 de agosto de 2018.- Desde mayo y hasta hace unos días, decenas de ejemplares de manatí –especie en peligro de extinción– han aparecido sin vida en cuerpos de agua en el estado de Tabasco. Arturo Núñez Jiménez, gobernador de esa entidad, dio a conocer que fueron 30 los ejemplares muertos; sin embargo, pobladores y organizaciones de la sociedad civil aseguran que la cifra asciende a cerca de 70.

De acuerdo con una evaluación realizada por el Instituto Tecnológico de Boca del Río, ubicado en Veracruz, las aguas presentan contaminación por plomo, aluminio y cadmio.

Los mamíferos marinos podrían haber sufrido envenenamiento por glifosato.

Además, Derecho Sin Fronteras obtuvo muestras en las que logró identificar presencia de glifosato, que de acuerdo con Víctor Hirales, presidente y fundador de la organización civil, es utilizado en miles de hectáreas de cultivo de palma africana en aquel estado y en Campeche.

El glifosato ha sido considerado por la organización Mundial de la Salud (OMS) como “posible cancerígeno”.

Por esa razón, Hirales adelantó que Derecho Sin Fronteras está por iniciar una evaluación del impacto a la salud pública de los pobladores y se encuentra preparando un juicio de acción colectiva en contra de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa); además de la defensa legal de los habitantes de la región afectada que incluye los municipios de Balancán, Tenosique y Emiliano Zapata. (SinEmbargo)

0 comentarios: