viernes, 3 de agosto de 2018

09:20:00
MADRID, 3 de agosto de 2018.- Alia Ghanem es la madre de Osama bin Laden, y después de casi 17 años del mayor ataque terrorista en la historia de EE.UU.: el atentado de las Torres Gemelas, habla con The Guardian sobre su hijo, el líder de Al Qaeda.

Junto a ella se sientan dos de sus hijos sobrevivientes, Ahmad y Hassan, y su segundo marido, Mohammed al-Attas, el hombre que crió a los tres hermanos. La familia se ha reunido en la mansión que ahora comparten en Jeddah, la ciudad de Arabia Saudita que ha sido el hogar del clan Bin Laden por generaciones. Siguen siendo una de las familias más ricas del reino.

Alia Ghanem en su casa en Yeda, Arabia Saudita. (Foto: David Levene para the Guardian)

La madre de Osama describe a un hombre que es, para ella, aún un hijo amado que de alguna manera perdió el rumbo. «Mi vida fue muy difícil porque él estaba muy lejos de mí», dice, hablando con confianza. «Era un niño muy bueno y me amaba mucho».

Durante años, Ghanem se ha negado a hablar sobre él, al igual que su familia en general, durante su reinado de dos décadas como líder de Al Qaeda, un período que vio los ataques en Nueva York y Washington DC, y terminó más de nueve años después con su muerte en Pakistán. Los críticos de Arabia Saudita siempre han alegado que Osama tenía apoyo estatal, 15 de los 19 secuestradores vinieron de Arabia Saudita.

Sentada entre sus hijos recuerda a su primogénito como «un niño tímido que era académicamente capaz». Se convirtió a los 20 años en una figura piadosa y fuerte, mientras estudiaba economía en la Universidad Rey Abdulaziz en Jeddah, donde también se radicalizó. «La gente en la universidad lo cambió. Se convirtió en un hombre diferente», dice Ghanem. Uno de los hombres que conoció allí fue Abdullah Azzam, un miembro de la Hermandad Musulmana que más tarde fue exiliado de Arabia Saudita y se convirtió en el consejero espiritual de Osama. «Fue un niño muy bueno hasta que conoció a algunas personas que prácticamente le lavaron el cerebro a los 20 años. Puedes llamarlo un culto. Recibieron dinero por su causa. Siempre le decía que se mantuviera alejado de ellos, pero nunca me admitió lo que estaba haciendo porque me amaba mucho».

A principios de la década de 1980, Osama viajó a Afganistán para luchar contra la ocupación rusa. «Todos los que lo conocieron en los primeros días lo respetaban», dice Hassan, retomando la historia. «Al comienzo, estábamos muy orgullosos de él. Incluso el gobierno saudita lo trataría de una manera muy noble y respetuosa. Y luego vino Osama el yihadista».

«Nunca me pasó por la mente que podría convertirse en yihadista. Estábamos muy molestos. No quería que nada de esto sucediera. ¿Por qué lo tiraría todo así?», asegura la madre.

La madre se niega a culparlo

La familia dice que vio por última vez a Osama en Afganistán en 1999, un año en el que lo visitaron dos veces en su base a las afueras de Kandahar.

Cuando Ghanem se va a descansar a una habitación cercana, los medio hermanos de Osama continúan la conversación. Es importante, dicen, recordar que una madre rara vez es un testigo objetivo. «Han pasado 17 años y ella sigue negando a Osama», dice Ahmad. «Ella lo amaba tanto que se niega a culparlo». En cambio, ella culpa a quienes lo rodean. Ella solo conoce el lado bueno del chico, el lado que todos vimos. Ella nunca llegó a conocer el lado yihadista.

«Fue una sensación muy extraña. Sabíamos desde el principio que era Osama cuando vimos lo que ocurrió en Nueva York. Desde el más pequeño hasta el mayor, todos nos sentimos avergonzados de él. Sabíamos que todos íbamos a enfrentar horribles consecuencias», comenta uno de los hermanos.

En Arabia Saudita hubo una prohibición de viajar. Intentaron todo lo que pudieron para mantener el control de la familia. La familia dice que las autoridades los interrogaron y, durante un tiempo, se les impidió salir del país. Casi dos décadas después, los Bin Laden pueden moverse con relativa libertad dentro y fuera del reino. (ABC)

0 comentarios: