miércoles, 15 de agosto de 2018

16:39:00
BARCELONA, 15 de agosto de 2018.- El presidente filipino Rodrigo Duterte ha afirmado que está cansado y listo para renunciar, no obstante, afirma que se resiste por que no le gusta su sucesora. “Chicos, quiero que sepan que estoy pensando en renunciar porque estoy cansado”, dijo el mandatario a un grupo de ejecutivos y políticos en el lanzamiento de un programa de negocios el martes por la noche. Aún así, les dijo que no creía que la vicepresidenta, Leni Robredo, estuviera preparada para el trabajo.

”Dudo en sugerir una sucesión constitucional”, dijo Duterte. “No tengo nada en contra de Robredo. Ella es abogada. La han escuchado hablar. Pero no creo que pueda mejorar nada aquí”, afirmó el presidente.

El implacable presidente filipino, Rodrigo Duterte.

El discurso fue solo la última ocasión en que el ex alcalde de Davao, de 73 años, ha lamentado las presiones del cargo. Durante la campaña electoral de 2016, Duterte dijo que si no cumplía sus promesas, entregaría las riendas del país a Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr.

Pero Marcos, el único hijo del ex dictador Ferdinand Marcos, terminó perdiendo el segundo puesto por un escaso margen ante Robredo.

Duterte, quien ha sido condenado en el extranjero y en su país por una guerra mortal contra las drogas que ha dejado miles de muertos, culpó a la corrupción en el gobierno de sus dificultades.

”No estoy enojado con nadie, pero mi persecución contra la corrupción parece ser interminable”, dijo, y agregó que su promesa de liberar a Filipinas de las drogas ilegales en sus primeros seis meses era poco probable que se realice antes de “el final de mi término “en 2022.

”El tipo tiene 73 años y trabaja sin parar. Entiendo por qué se siente cansado “, dijo el miércoles el secretario de Finanzas, Carlos Domínguez. “Le sugeriré que tome un descanso”. (La Vanguardia)

0 comentarios: