domingo, 26 de agosto de 2018

14:57:00
Pedro Echeverría V.

1. López Obrador, con su intenso trabajo político de 18 años visitando estados y sus poblaciones, pudo haber ganado la Presidencia, como en otras ocasiones. Sin embargo, inteligentemente, para asegurarse, abrió totalmente las puertas de su partido Morena para que recibir el apoyo de “todo mundo”. Con esa estrategia no sólo ganó sino que barrió electoralmente en todos los estados del país. Pero ahora viene lo “bueno”: muchos políticos de otros partidos e ideologías –del tipo y calidad de artista de los desnudos masculinos que no le alcanza su salario de diputado de  70 mil pesos mensuales- podrían irse o regresar a otros partidos porque Morena sólo parece ofrece trabajo y sacrificios.  Pienso que Morena debe analizar con profundidad, con sus asesores, su futuro como partido.


2. Siempre he pensado que la política es muy difícil, no es como dicen en México: “enchílame otra” para decir que es muy fácil. Con la confrontación de AMLO con Monreal, las críticas contra AMLO por apoyar a Bartlett, al líder petrolero y a la dirigente de la autodefensas, la actitud de los empresarios, etcétera y ahora la renuncia a Gobernación de Tatiana Clouthier, puede verse las arenas temblorosas que se mueven alrededor de AMLO. Y no es un asunto de personas sino de intereses económicos y políticos, así como de ideologías.  La Clouthier, como expanista, padre y hermanos panistas, fue siempre muy clara y hasta sincera: su ideología no aceptaba a Nestora, Gómez Urrutia y mucho menos a Bartlett. Yo lo advertí en un artículo de hace tres semanas.

3. Pienso que la Clouthier, los demás panistas, la derecha toda del PES, les resulta difícil aceptar algunos principios que la izquierda histórica ha defendido, tales como la igualdad, la lucha contra empresarios explotadores, la libertad para manifestarse en las calles y bloquear, la expropiación con por motivos sociales, el encarcelamiento de empresarios y políticos defraudadores, la religión, etcétera. Los altos políticos escogieron militar con el PRI, con el PAN, con el PRD, porque están convencidos que ese partido tiene que ser el lugar para hacer su política. Muchos izquierdistas –sin afiliarnos- apoyamos a Morena porque es el partido que está más cerca para batallar a favor del pueblo más explotado y miserable. Sólo los sectores bajos de los partidos no tienen intereses partidarios.

4. López Obrador, como decimos, tendrá que acostumbrase a caminar en “el filo de la navaja”, en la “cuerda floja”, buscando equilibrar sus fuerzas. La derecha está calculando cada minuto como mover sus fichas buscando que AMLO sirva a sus intereses de acumulación capitalista; y la izquierda –junto a los trabajadores del magisterio, los electricistas, mineros, petroleros y los campesinos de todo el país- viendo como (al fin) el gobierno de AMLO –que tanto ha prometido luchar contra el neoliberalismo-  pone de pie al México que está de cabeza. La Clouthier y otros  -que durante seis meses fue vocera del lópezobradorismo- tiene todo el derecho de mantener una posición de derecha y no estar de acuerdo  con muchas políticas de López Obrador.

5. En la izquierda no nos preocupan mucho las personas, los funcionarios a nivel individual, sino las posiciones ideológicas y políticas con que actúan o gobiernan.  Morena hoy es un partido de masas con mucha simpatía de los trabajadores; pero así fue el PRI en los años treinta, así fue el PRD en los años noventa, así son todos los partidos y dirigentes cuando son nuevos y prometen que serán maravillosos. El problema es que cuando crecen y se hacen importantes van dando paso a una serie de compromisos con la clase dominante que los hace convertirse en la misma basura, exactamente en lo mismo que combatieron.  López Obrador parece un dirigente distinto, fuera de serie, que seguro preferirá renunciar a ver todo su trabajo tirado al basurero.

6. Así que no hay que afligirse por la renuncia de nadie a cargos o a Morena porque a lo largo de estos seis primeros meses pueden venir algunos movimientos más, promovidos por empresarios y políticos que quieren desestabilizar al gobierno de AMLO. Yo sólo propongo creación de círculos de análisis y discusión, de foros y, sobre todo, de organizar muchas protestas en las calles para lograr beneficios al pueblo trabajador. ¿Cuántos miles de millones de pesos de unos 100 hombres de negocios están en los paraísos fiscales sin moverse para crear los empleos que se necesitan? Si se liberan de la cárcel a 10 mil presos injustamente, ¿cómo asegurar un medio de vida con su familia? ¿Y los migrantes que dejan los EEUU?

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: