miércoles, 1 de agosto de 2018

13:39:00
LONDRES, 1 de agosto de 2018.- El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha solicitado al Gobierno de Australia que interceda en su nombre ante el temor de ser expulsado de la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugia desde hace años para evitar una posible extradición, han informado medios australianos.

Assange, de 47 años y nacido en la ciudad australiana de Townsville, no ha abandonado la legación diplomática desde 2012 por temor a que las autoridades británicas lo deporten a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.

La abogada de Assange en Londres, Jennifer Robinbson, dijo al portal «News.com.au» que estaba «obviamente muy preocupada» por las conjeturas acerca de la posible expulsión. «Desde nuestro punto de vista él requiere una protección continua», ha comentado la letrada al portal de noticias australiano. Assange «es todavía un ciudadano australiano y (el Gobierno de Australia) tiene la obligación, y creo que el deber, de ejercer los derechos de protección de un ciudadano australiano».

Julian Assange.

La semana pasada el presidente ecuatoriano Lenin Moreno estuvo de viaje por Europa y visitó Reino Unido con motivo de la celebración de una cumbre global sobre discapacidad. En esta visita un portavoz del gobierno británico delaró que no se llevaron a cabo conversaciones sobre el «caso Assange», pero un reciente informe del diario británico «Sunday Times» afirmó que el diálogo se había retomado. Algo que Lenin Moreno confirmó en su visita a España, declarando que «continúa con los diálogos con el equipo legal de Assange y con el gobierno británico», según informó el diario El Comercio de Ecuador.

Lenin Moreno afirmó que él nunca ha estado «a favor» de las actividades de Assange. Con anterioridad, el presidente sudamericano se había referido al fundador de Wikileaks como «una piedra en el zapato».

El expresidente ecuatoriano, Rafael Correa auguró la salida del fundador de Wikileaks de la legación ecuatoriana en Londres porque el actual gobierno «está entregado a Estados Unidos»

Si se produjera la salida, el programador cibernético sería arrestado por la policía británica por violar las condiciones de una fianza. La libertad bajo fianza que le fue otorgada tiene que ver con las acusaciones de acoso sexual que Assange enfrentaba en Suecia , junto con una orden y captura que se emitió hace seis años y ratificada el pasado febrero.

Aunque Suecia abandonó la investigación del caso sexual, Assange sospecha que su arresto por violar los términos de la fianza en Reino Unido conduciría a su extradición a Estados Unidos, que lo requiere por publicar secretos de ese gobierno en el sitio web de Wikileaks.

Wikileaks acaparó los titulares globales en abril de 2010, cuando publicó el video de soldados estadounidenses matando a tiros a 18 civiles, desde un helicóptero en Irak.

Ecuador retira la seguridad

A pesar de que Assange adoptó la ciudadanía ecuatoriana en 2017, sus anfitriones le han cortado su conexión de internet y lo han acusado de interferir en los asuntos del país.

Ecuador retiró la seguridad adicional en torno a su embajada en Londres, en mayo, después de informes de que la operación les constaba decenas de miles de dólares al mes.

Además del gasto económico que conlleva el reclutamiento de cibernético en la embajada ecuatoriana, las declaraciones de Assange a favor de la independencia de Cataluña en una videoconferencia, que justificó como una respuesta a la «necesidad de cambiar el orden mundial» y también su actividad en Twitter con más de 40.000 tuits apoyando el secesionismo.

Cataluña como problema

El Gobierno ecuatoriano pidió a Julian Assange que se abstenga de pronunciarse sobre la crisis política en Catalunya. A través de una nota oficial, recuerda al fundador de Wikileaks, a quien Ecuador concedió asilo hace cinco años, su «obligación» de no dañar las relaciones internacionales con territorios como España, con el que el país sudamericano mantiene «lazos históricos y culturales».

El Ministerio de Exteriores y Movilidad Humana subrayó en su momento que las declaraciones de Assange no representaban la posición de Ecuador que respaldan la «integridad territorial de España» y la posición que tiene el país sudamericano de no intervenir en asuntos internos de otros países. «En referencia a los últimos acontecimientos suscitados en España en torno a la independencia de Catalunya y a las expresiones del señor Julian Assange sobre este asunto», rezaba el comunicado, la Cancillería considera «importante señalar que las mismas no representan la posición del Estado ecuatoriano». (ABC)

0 comentarios: