miércoles, 8 de agosto de 2018

08:00:00
MADRID, 8 de agosto de 2018.- Una anécdota en un balance de actuaciones policiales de un festival de heavy metal del norte de Alemania ha generado toda una cadena de informaciones sobre una pareja de ancianos que se habían escapado de su residencia el pasado viernes para ir a uno de sus conciertos. Sin embargo, ni eran ancianos, ni tenían entradas para el Wacken Open Air, un certamen que cada año congrega a cerca de 75.000 personas en el pequeño municipio del norte alemán de 1.800 habitantes que da nombre al festival. "Funcionó como un teléfono roto", ha reconocido Peter Berndt, portavoz de la Policía de Itzehoe, por correo electrónico a EL PAÍS.

Festival de música Wacken Open Air 2018.

Según el portavoz policial, todo empezó con "una nota de la Policía que decía que dos personas mayores de una residencia del distrito de Ditmarschen estaban de camino a Wacken —el pueblo en el que se celebra el festival de heavy metal— y no querían subirse a un taxi para regresar a la residencia". Esta nota, "sin gran importancia",  "ha sido aparentemente interpretada de manera distinta y después presentada de forma errónea por los medios sin información adicional pertinente", añaden en su respuesta, en la que especifican que los fugitivos tenían 58 y 59 años.

La nota policial degeneró en una falsa historia de dos ancianos amantes del heavy metal que se habían escapado de su residencia y la policía interceptó para aguarles la fiesta y llevarles de vuelta, algo que generó numerosos comentarios y críticas a los agentes en las redes sociales. "Me daría vergüenza quitarle a esta gente la alegría como si fueran prisioneros", se lamenta un usuario de Twitter. "La policía no tiene humor y es arrogante. A los señores seguramente les hubiera gustado quedarse un poco más", añade otro.

Adultos mayores en Wacken. (@VerenaVoegeler)

El revuelo obligó a un portavoz policial a matizar este lunes a la NDR, cadena pública de radio y televisión de Hamburgo, que ambos tienen una enfermedad mental y estaban bajo tutela legal de una residencia, situada en el distrito de Dithmarschen, a 32 kilómetros de Wacken. El centro había denunciado su falta desde el viernes a las 22.00, hora a la que debían de haber regresado.

Los agentes hallaron a los dos hombres en una parada de autobús situada en la avenida principal de Wacken, que se llama Hauptstrasse, y donde en la madrugada del sábado se estaban celebrando pequeños conciertos y estaba permitido beber, cuenta el portavoz Peter Berndt por teléfono."No tenían entradas para el festival", precisa.

"Aparentemente habían perdido el autobús de regreso a casa", aseguró una fuente policial a la cadena NDR. Según el testimonio de este portavoz, uno de ellos estaba acostado en un banco de la parada de autobús en el centro del municipio. Parecían desorientados y les condujeron a un recinto donde les prestaron asistencia sanitaria.

A las 6.30 de la mañana del sábado, intentaron, según la versión de los agentes, que un taxi los llevara a su residencia. "Uno de ellos quería ir en autobús y comenzó a discutir", añade el portavoz policial. Después de hablar con los oficiales, ambos se subieron voluntariamente en el taxi y, para estar seguros de que llegaban, una patrulla de policía les escoltó hasta su destino. (Sara González / Juana Viúdez / El País)

0 comentarios: