viernes, 13 de julio de 2018

19:23:00
LONDRES, 13 de julio de 2018.- Donald Trump no es precisamente conocido por su fidelidad al protocolo, y este viernes ha vuelto a hacerlo patente en su visita oficial al Reino Unido. El presidente estadounidense ha sido recibido en el castillo de Windsor esta la tarde, pero su reunión con la reina Isabel II de Inglaterra no ha sido del todo convencional. 

La soberana británica junto a Trump y Melania en el Gran Corredor, durante su visita al Castillo de Windsor. (Pool)

Tras una espera de aproximadamente 12 minutos de la monarca inglesa, que no ha perdido la clase ni la compostura a pesar de haber estado esperando de pie y al sol a sus 92 años, Trump ha aparecido en escena faltando al protocolo. Y es que el presidente estadounidense no ha reverenciado a la reina y en su lugar le ha dado la mano.

Múltiples errores

Más allá del confuso saludo entre ambos, poco después, los modales de Trump han vuelto a captar la atención de las cámaras, cuando, en plena inspección de la Guardia de Honor, el presidente ha dejado atrás a la reina.

Para los ingleses, acostumbrados a la rigidez protocolaria de la Casa Real, la visita del presidente estadounidense a su monarca ha sido todo un despropósito y no han dudado en mostrar su indignación en las redes sociales.

"No puedo dejar de mirar este vídeo. El presidente Trump anda delante de la reina. Hace como si su majestad no estuviera. Me faltan las palabras", escribe un usuario de Twitter. "Me recuerda a mi difunta madre, que más o menos tenía su edad. Seguramente ella también hubiera sido educada(...)", escribe otro usuario. (El Periódico)

0 comentarios: