domingo, 29 de julio de 2018

10:24:00
HARARE, Zimbabue, 29 de julio de 2018.- El ex presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se dirigió por primera vez a la nación desde su renuncia en noviembre, a menos de 24 horas de que el país celebre una histórica votación, la primera sin él en la boleta. Aseguró que no votará por su sucesor Emmerson Mnangagwa.

En un discurso lento e intrincado, Mugabe, de 94 años, habló con los periodistas sobre las circunstancias de su dimisión bajo presión militar tras una disputa en el partido gobernante.

"Por primera vez, disponemos de una larga lista de aspirantes al poder", subrayó el ex presidente, de 90 años, durante una rueda de prensa. "No puedo votar por aquellos que no me trataron bien, elegiré entre los otros 22 candidatos", añadió.

"No puedo votar por el ZANU-PF (su antiguo partido). ¿Qué es lo que me queda? Pienso que lo correcto es Chamisa", afirmó el expresidente en referencia al pastor, abogado y líder del opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa, de 40 años.

El ex presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, en una conferencia de prensa un día antes de las elecciones presidenciales. (AFP)

Chamisa prometió una convincente victoria sobre Mnangagwa, y dijo que el presidente había hecho su parte ayudando a liberar a Zimbabue del gobierno de minoría blanca. “Su tiempo se acabó”, dijo. “Si nos perdemos esta oportunidad el lunes estamos condenados para siempre”.

Mugabe, quien ha apoyado a un nuevo partido político que forma parte de la coalición detrás de Chamisa, dijo de él: "Parece estar haciéndolo bien en sus mítines”.

"Quienquiera que gane, le deseamos lo mejor... y aceptemos el resultado”, agregó.

Con las declaraciones de este domingo, su segunda intervención pública desde su dimisión, Mugabe interfiere en el debate político en Zimbabue en la víspera de las primeras elecciones presidenciales y legislativas sin la presencia del que fue hasta noviembre el presidente más longevo del mundo.

Tras haber monopolizado la presidencia desde la independencia de Zimbabue en 1980, Mugabe fue forzado a dimitir en noviembre por su propio partido, el ZANU-PF. Lo reemplazó Emmerson Mnangagwa, su antiguo vicepresidente.

5 millones de votantes de Zimbabue no conocían otro líder más que Mugabe. Lo que comenzó con optimismo se tornó en represión, supuesto fraude electoral, intimidación a la oposición, violentas expropiaciones a agricultores blancos y años de sanciones internacionales. El país espera que una votación creíble el lunes pueda levantar esas sanciones y llevar las inversiones que su colapsada economía necesita.

Mnangagwa, de 75 años, es el gran favorito en las presidenciales del lunes, aunque se enfrenta a la oposición notable del MDC. Él se presenta como la voz de la reforma y ha invitando a docenas de observadores electorales occidentales y comprometiéndose a unos comicios libres y justos.

"Hemos abierto el país al mundo”, declaró Mnangagwa el sábado, y afirmó que centenares de inversionistas habían acudido al país desde que él asumió la presidencia trayendo inversiones de miles de millones de dólares.

Durante una entrevista el viernes, el líder del MDC dijo que la comisión electoral es tendenciosa a favor de Mnangagwa. Chamisa prometió que realizará protestas pacíficas si la elección es contenciosa.

Si ninguno de los 23 candidatos supera el lunes 50% de los sufragios, habrá una segunda vuelta el 8 de septiembre. (La Jornada / AFP / AP)

0 comentarios: