sábado, 14 de julio de 2018

15:37:00
MILÁN, Italia, 14 de julio de 2018.- Un caso local bastante feo. En la India del nacionalismo hinduista podría llegar a transformarse en una acusación generalizada en contra de las monjas de la Madre Teresa. Desde hace una docena de días las Misioneras de la Caridad están en el ojo del huracán debido al caso judicial que concluyó con el arresto de una de ellas, además de una colaboradora laica, con la acusación de tráfico de adopciones ilegales.

Los hechos habrían sucedido en una casa para madres solteras que las religiosas administran en la capital del estado de Jharkhand, una de las 243 estructuras al servicio de los últimos de las que se ocupan todos los días las monjas de la caridad en la India. Las autoridades judiciales recibieron la denuncia de una pareja de hindúes que habría depositado 120 mil rupias (unos 1500 euros) para poder adoptar a uno de los niños de las madres solteras. Y están investigando si se trata de un episodio aislado. Hay que añadir, además, que desde 2015 las Misioneras de la Caridad, como política general, habían dejado de ofrecer servicios para la adopción de niños en la India porque no comparten los principios del gobierno de Nueva Delhi, que permiten la adopción entre las parejas de personas del mismo sexo o entre solteros. 

Misioneras de la Caridad.

El 5 de julio, al enterarse de la noticia sobre la directora del centro de Ranchi, sor Concilia, la Casa Madre de las Misioneras de la Caridad difundió inmediatamente una posición neta al respecto: «Estamos completamente sorprendidas por lo que ha sucedido en una de nuestras casas –escribió la superiora, sor Mary Prema. Nunca habría debido suceder. Va en contra de nuestras convicciones morales. Estamos verificando con mucha atención el episodio. Adoptaremos todas las precauciones necesarias para que un incidente de este tipo no vuelva a repetirse nunca».

Pero mientras tanto, las Misioneras de la Caridad deben afrontar una serie de acciones que ha puesto en marcha el gobierno local de Jharkhand, que, específicamente, parece querer extender las acusaciones a toda la familia religiosa fundada por la Madre Teresa de Calcuta. El jefe de la policía pidió que el gobierno central de Nueva Delhi congelara todas las cuentas bancarias de las Misioneras de la Caridad, para verificar la existencia de violaciones en los financiamientos del extranjero. Todo ello mientras en la opinión pública del país vuelven las viejas tesis del periodista inglés Christopher Hitchens, que acusaba a la Madre Teresa de explotar la pobreza en la India. El Movimiento de los nacionalistas hindúes, el RSS, muy cercano al primer ministro Narendra Modi, pidió que se le revocara a la fundadora de las Misioneras de la Caridad el “Baharat Ratna”, la mayor condecoración de la India, que se le otorgó en 1980.

Ante esta oleada de acusaciones, que tiene toda la pinta de ser una instrumentalización, el obispo auxiliar de Ranchi, Telesphore Bilung, indicó que el gobierno local, bajo la guía de los nacionalistas hindúes, introdujo en año pasado en Jharkhand las polémicas leyes anti-conversión. «Tenemos noticias de perquisiciones en diferentes distritos del Estado –declaró a la agencia UcaNews. Están tratando de demostrar que los cristianos están relacionados con actividades ilegales». También la portavoz de las Misioneras de la Caridad, Sunita Kumar, se refirió al intento de «amenazar y sofocar financieramente» a la orden religiosa fundada por la Madre Teresa, «cuya obra en la India, desde 1950 hasta la fecha, es evidente para todos».

Las próximas elecciones políticas, que se llevarán a cabo en mayo de 2019, parecen influir en esta historia: los nacionalistas hinduistas del partido BJP, en el gobierno con Modi, han sido acusados en varias ocasiones durante estos años de construir el propio consenso mediante actos de hostilidad cada vez más graves y elaborados en contra de las minorías. En este contexto, es significativo que haya defendido a las Misioneras de la Caridad Mamata Banerjee, gobernadora del estado de Bengala Occidental, el estado de Calcuta: «Están maliciosamente tratando de difamar el nombre de la Madre Teresa, tomando como blanco a las monjas –escribió en un “tuit”. El BJP no se olvida de nadie y debe ser condenado con firmeza. Dejen que las Misioneras de la Caridad sigan desempeñando su servicio a favor de los más pobres entre los pobres». (Giorgio Bernardelli / Vatican Insider)

0 comentarios: