jueves, 26 de julio de 2018

12:14:00
2
José Repetto

Aunque no se han hecho públicos estudios formales al respecto, es indiscutible que existe una auténtica plaga de perros callejeros en las colonias, fraccionamientos y comisarías de Mérida.

Son muchos los argumentos para denominar al auge de canes en la vía pública una plaga: son feos; dan un aspecto tercermundista a nuestra ciudad; son sucios; portan garrapatas; rompen las bolsas de basura y hacen sus necesidades en la calle; son un peligro, pues atacan a peatones, ciclistas y motociclistas; hacen ruido y son más peligrosos cuando se juntan como jaurías.

Por desgracia despistados bienintencionados les dejan agua y comida en la calle, manteniendo el problema.

Los gobiernos municipales no han atacado de frente esta situación y, para no causar el enojo de los animalistas (de los cuales la gran mayoría no adoptarán a los canes para que ya no estén en la calle y se limitarán a opinar sin aportar nada al tema), no se atreven a hacer lo necesario.

¿Qué es lo necesario? reformar los reglamentos para que los ayuntamientos tengan la facultad de llevarse a los perros callejeros aunque alguien los reclame, de multar a sus dueños y, en caso de que no aparezcan y nadie los adopte, aplicar de manera piadosa y humana la eutanasia a estos animales.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos? Llamar a la perrera aunque, si en el momento que lleguen alguien sale a decir que los perros son suyos, no se los llevarán; desechar la comida y agua que veamos en la calle, pues esto sólo fomenta el problema y rociar nuestras bolsas de basura con desodorante ambiental o insecticida para que no les sean atractivas.

No recomiendo, pues sería ilegal y podría ser visto como una forma de crueldad animal, poner somníferos en el agua de los canes callejeros. Ésa no es la solución. La solución es que la autoridad tome cartas en el asunto y que como ciudadanos dejemos de acrecentar el problema.

2 comentarios:

Ogre Jiménez dijo...

Sinceramente creo que la mejor solución sería esterilizar y devolver , igual al programa aplicado por gobiernos del norte de Asia (como Turquía que esterilizan y devuelven al perro almlugar donde lo encontraron), de igual manera ha sido aplicado en China e inclusive en Rusia, algo como la radicalidad que plantea habría de aplicarla al humano que se desentiende del can en cuestión ya que a mí parecer es más animal que el pobre perro.

Unknown dijo...

Das la solucion tu mismo cuando gustes te mando lo que el ayuntamiento nos prometio a las a.c. y no a cumplido no soy animalista soy presidenta de una iap