lunes, 30 de julio de 2018

10:37:00
GUADALAJARA, Jalisco, 30 de julio de 2018.- Alfonso Islas Rodrígez, investigador del Centro Universitario de Ciencias Biológico Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, creó un antibiótico natural extraído de la piel de rana tipo castebeiana, cuyo objetivo es el tratamiento de la mastitis en las vacas, enfermedad que les impide producir leche y provoca pérdidas al sector ganadero.

Después de conseguir la patente del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) para utilizar el antibiótico en las vacas, las investigaciones en piel de rana tendrán como propósito aprovechar los 23 antibióticos que produce el batracio para desarrollar medicamentos para otros animales como conejos y también en los seres humanos, principalmente enfocados en combatir infecciones de piel y tiña.

Islas Rodríguez explicó que, ante la creciente resistencia de las bacterias y los microbios a los antibióticos de penicilina y sus derivados, se están investigando las moléculas antibióticas que generan los seres vivos en sus tejidos para elaborar medicamentos naturales de mayor efectividad para matar bacterias y acabar con las enfermedades de manera más rápida.

“Se empieza a ver que, así como el petróleo se va a acabar y la gasolina dejará de ser el combustible de los autos, los antibióticos de penicilina pasarán a la historia, todavía no, porque es un gran negocio para la industria farmacéutica. Pero la resistencia bacteriana causará que ya se retiren y se empiecen a usar antibióticos naturales”, explicó el investigador del CUCBA.

Medicamento con patente

La ranamicina es el antibiótico natural elaborado por el investigador Alfonso Islas, que cura la mastitis en vacas lecheras en sólo una semana. Después de utilizarlo con alrededor de 300 vacas, la fórmula ha probado su efectividad y, con la patente, podrá estar en el mercado ya sea vendiéndola a un laboratorio o produciéndola de manera propia.

Para el desarrollo de la patente se contó con el apoyo de la Universidad de Guadalajara y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). El suministro de material es de los ranarios de la zona de Tala, lugar donde se consumen ancas de rana como alimento y que al no utilizar la piel, es aprovechada por el equipo investigadores que apoyan a Islas para extraer antibióticos naturales.

El investigador del CUCBA indicó que cederá el uso de la patente a la Universidad de Guadalajara, esto con la intención de divulgar el conocimiento generado en la institución y en caso de comercialización se destinen los recursos para nuevos proyectos de ciencia y tecnología. (El Informador)

0 comentarios: