viernes, 6 de julio de 2018

15:26:00
MADRID, 6 de julio de 2018.- No habrá hexacampeonato para Brasil en Rusia. No fue el Mundial de la canarinha. Ni de Neymar. Bélgica, en un ejercicio perfecto de contragolpe y resistencia, les dejó en la cuneta en los cuartos de final. Los chicos de Roberto Martínez, comandados por un extraordinario Hazard, capaz de comprender el juego a la perfección, la potencia de Lukaku y la precisión de De Bruyne avasallaron a Brasil en una primera mitad que confirmó la apuesta belga en Rusia: defender, correr y marcar. Así lo hicieron, respaldados siempre por un sobresaliente Courtois, solo superado por un cabezazo inalcanzable. Antes, un gol en propia puerta de Fernandinho y una contra vertiginosa culminada por el volante del City noquearon a Brasil.

El gol de De Bruyne atraviesa la red. (Andre Penner / AP)

Kevin de Bruyne. (Getty Images)
Gol de Fernandinho en propia puerta. (Tatyana Zenkovich / EFE)

El tanteo y respeto inicial lo rompió una acción desafortunada. Córner a favor de los Red Devils botado al primer palo sin aparente peligro y gol de Bélgica. No se acercó ningún belga al perímetro de la pelota, pero la falta de entendimiento entre los zagueros cariocas terminó con Fernandinho rematando a su propia red.

Brasil tuvo 26 ocasiones de gol, sólo pudo concretar uno. Bélgica, por su parte, sólo tuvo ocho oportunidades y pudo marcar dos veces, una gracias a Fernandinho, que anotó en su propia puerta, y otra de la mano de De Bruyne. (Georgina Zerega / El País)

0 comentarios: