miércoles, 27 de junio de 2018

18:15:00
MÉRIDA, Yucatán, 27 de junio 2018.- Con el objetivo de reconocer la importancia de la Propiedad Intelectual y la Valuación de los activos de propiedad intelectual en los Centros Públicos de Investigación, el grupo de Vinculación, Innovación y Gestión Tecnológica de la Coordinación 3 del Sistema de Centros Conacyt, a través del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), organizó el Taller “Valuación de activos intangibles”, a fin de capacitar y mejorar las prácticas e impulsar la valuación al interior de los Centros.

El curso fue impartido por el ingeniero Hector Elías Chagoya Cortés, director de patentes y tecnología, y la maestra Karla Roxana Aispuro Castro, encargada de servicios de estrategia tecnológica y transferencia, ambos del despacho Becerril, Coca & Becerril, una consultora en temas de propiedad intelectual y de impulso a empresas hacia la innovación, y reconocida oficina de transferencia de tecnología.

Curso de Propiedad Intelectual.

En entrevista, el ingeniero Héctor Chagoya comentó que en México existe una inversión considerable en ciencia, misma que no refleja los resultados a nivel patentamiento: “en el país tenemos investigación y científicos de calidad, pero en materia de patentes está muy por debajo de otros países con el mismo nivel de inversión, debido a que México no tiene una cultura de proteger, a través de la propiedad intelectual, el conocimiento que genera”.

En este sentido reiteró que los científicos en el país generalmente publican sus avances en papers (artículos científicos), lo que permite que otros investigadores en el mundo utilicen ese conocimiento sin que haya un retorno de inversión para México; de ahí la importancia de que los Centros Públicos de Investigación (CPI) protejan sus avances científicos y desarrollos tecnológicos. “Cuando no proteges, estás poniendo a disposición del público ese conocimiento en todo el mundo”, comentó.

Ings. Karla Roxana Aispuro y Héctor Elías Chagoya.

También destacó la importancia de saber valuar el conocimiento y los desarrollos en los CPI, pues les da ventajas como tener el control del conocimiento que generan, y lal posibilidad de obtener un incentivo, si el conocimiento se pueden comercializar —así lo estipula la Ley de Ciencia y Tecnología—. “El licenciamiento de una tecnología a través de la propiedad intelectual es la forma en la que el conocimiento que se genera en un laboratorio puede llegar a la sociedad”, reiteró.

El ingeniero Chagoya Cortés detalló que existen tres métodos para valuar la propiedad intelectual: costos, ingresos y mercado. El método de costos implica analizar cuánto es lo que alguién tendría que invertir para obtener un activo similar, o con la misma capacidad que tiene otro producto licenciado. El método de ingresos mide los beneficios futuros que se pueden generar a partir de esa patente o activo de propiedad intelectual. Y el de mercado analiza la existencia de licencias públicas de alguién más otorgadas por cosas similares.

Finalmente, la maestra Karla Roxana Aispuro Castro expuso que conocer el valor de los activos de propiedad intelectual de los CPI ayuda a que las instituciones sean más rentables e, incluso, sean capaces de generar recursos propios que puedan reinvertirse en nuevos desarrollos tecnológicos.

Durante esta capacitación participaron 22 personas, miembros del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), el Instituto de Ecología (Inecol), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT), el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), todos ellos, Centros Públicos de Investigación Conacyt integrantes de la Coordinación 3 “Medioambiente, Salud y Alimentación”. (JCDO / Comunicación Institucional CICY).

0 comentarios: