miércoles, 27 de junio de 2018

17:40:00
Pedro Echeverría V.

1. El 90 por ciento de la gente cree que las elecciones presidenciales del próximo domingo en México serán pacíficas y, si así fuera, López Obrador ganaría abrumadoramente. Sin embargo, esta última semana, los más aguzados en política comienzan a ver, a descubrir, reuniones muy escondidas de los “jefes de jefes”  Carlos Salinas, Fernández de Cevallos, Beltrones y el presidente Peña Nieto; así como un activismo desenfrenado de partidos antiAMLO  en la compra de votos, reparto de tarjetas, llenado de bodegas de regalos y muchos movimientos por todos lados. Si hasta el pasado domingo los seguidores de Morena estaban seguros de triunfar con gran amplitud de votos, cuando faltan seis, cinco, cuatro días para los comicios empieza ya  a esperarse otro enorme fraude, más descarado que el de 2006.

2. Hoy miércoles está programado el gran acto de fin de campaña de López Obrador en el gran Estadio Azteca de futbol porque el gobierno perredista de la CDMX le negó el Zócalo capitalino; se espera un lleno total con más de 100 mil seguidores, pero conocida la gran confrontación el PRI y el PAN boicotearían la asistencia como lo hicieron hace tres días en Veracruz al detener vehículos que iban a la concentración.  La realidad es que los empresarios, el PRI y el PAN, no pudieron frenar a López Obrador en campaña, pues en todas las encuestas le lleva 35 puntos a su principal perseguidor, o sea, al que está en segundo lugar, sea el PRI o el PAN. A pesar de declaraciones de personajes nacionales e internacionales reconociendo que el indiscutible ganador será López Obrador, gobierno, empresarios y medios de información pueden atreverse al fraude.

3. En tanto que los candidatos del PRI y el PAN sólo realizaron actos o mítines de propaganda en locales cerrados, con 500 o mil asistentes  y bajo estricta vigilancia, López Obrador realiza los suyos,  cientos de actos y movilizaciones en plazas públicas, de manera abierta y combativa, con varios miles de asistentes. Incluso si no existieran las 20 casas encuestadoras, bastaría ver los actos de campaña para saber con quién está gente. En otros cuatro artículos que escrito sobre este tema, dije siempre que el PAN no era competidor en serio; que era el PRI el que estaba preparando todo para arrebatar la presidencia. Por ello siempre me pareció raro que en toda la campaña estuviese detenido o estancado en el fondo. En México, país de los grandes robos, desfalcos y triquiñuelas, es difícil que haya gente que no le mente la madre al gobierno.

4. Pero no habrá revolución violenta en México contra la clase dominante por todo lo que ha hecho para hacer más miserable al pueblo. Deseo que no sea cierto que el ciclo de revoluciones en el mundo haya desaparecido porque entonces tendremos que esperar otros 100 años para que el capitalismo se desplome. Decía Marx que “la partera de la historia” tendría que ayudar al nacimiento de una nueva sociedad para que los dolores sean menos agudos. Por ello, los que durante décadas –como luchadores sociales- hemos  puesto nuestra conciencia y nuestras batallas por dar vida a una nueva sociedad con el objetivo de construir la libertad y la igualdad, tendremos que seguir en nuestras luchas. Si López Obrador es defraudado y se retira diríamos “lástima”, pero nosotros debemos continuar hasta donde podamos. (27/VI/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: