sábado, 16 de junio de 2018

11:57:00
JERUSALÉN, Israel, 16 de junio de 2018.- El Ministerio de Defensa afgano anunció la muerte en un ataque selectivo del mulá Fazlulá, líder de los talibanes de Pakistán y responsable de ordenar asesinar a la joven Malala Yousafzai, quien desde 2013 se encontraba escondido en la provincia de Kunar, al sur del vecino Afganistán. El ataque del avión no tripulado se produjo el jueves, 24 horas antes del final del mes sagrado del ramadán que coincide con el inicio de la fiesta del Eid, fecha marcada por talibanes y gobierno de Afganistán para el inicio de una tregua temporal, un acuerdo de alto el fuego al que también se han sumado los estadounidenses. Desde marzo, EE.UU. ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares a quien aportara información sobre el paradero de este religioso extremista.

El mulá Fazlulá, en el centro, en una captura de vídeo con su grupo talibán. (EFE)

El 9 de octubre de 2012 un insurgente esperaba a Malala, de 16 años, para matarle a la puerta de su escuela en Mingora, la ciudad más importante del valle paquistaní de Swat. Recibió dos disparos, pero salvó milagrosamente la vida y fue rápidamente evacuada al Reino Unido, donde reside desde entonces junto a su familia. Malala, bajo el seudónimo de Gul Makai, saltó a la fama en 2009 por escribir un diario sobre su día a día bajo la tiranía talibán. Sus relatos, publicados en el canal en urdu de la BBC, conmovieron al mundo y mostraron con crudeza momentos como el de la orden de cerrar las escuelas femeninas en Swat cuando el mulá Fazlulá, conocido como «mulá Radio» por el uso que hacía de las ondas para lanzar sus soflamas, logró instaurar una especie de pequeño emirato en este valle a las puertas de Islamabad. Malala fue galardonada con el Nobel de la Paz en 2014.

El más buscado

Esta no es la primera vez que se da por muerto al líder talibán, cuyo antecesor en el cargo, Hakimullah Mehsud, también fue abatido en un ataque de un dron estadounidense en 2013. A falta de la confirmación por parte de EE.UU. y de los propios talibanes, la cadena de televisión Tolo informó de la muerte de otros cuatro importantes comandantes en el ataque y los identificó como como Abu Bakr, Sajjad, Emran y Mawlawi Omar.

La operación contra el considerado como «terrorista más buscado de Pakistán» se produjo en el distrito de Marawera, en la provincia afgana de Kunar, muy cerca de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Además del intento de asesinato de Malala, a este mulá le acusan de ser el cerebro del atentado que acabó con la vida de 130 niños en un colegio de Peshawar en 2014, una de las acciones más brutales llevadas a cabo por el grupo. Un comando formado por seis militantes escaló uno de los muros de un centro escolar y se coló en las instalaciones. Disfrazados como soldados, pertrechados con fusiles de asalto y cinturones de explosivos fueron clase por clase disparando a todos los menores que tenían delante. Las fuerzas de seguridad rodearon la zona y lanzaron de inmediato una operación de limpieza bloque por bloque hasta que mataron a los seis talibanes. Tardaron más de ocho horas en matar al último de ellos, ocho horas de disparos, explosiones y gritos que las familias en los alrededores del centro vivieron con horror. Una operación con el sello del mulá Fazlulá. (Mikel Ayestaran / ABC)

0 comentarios: