miércoles, 20 de junio de 2018

17:01:00
Pedro Echeverría V.

1. El equipo de campaña de José Antonio Meade (PRI) –encabezada por el burgo/tonto Aurelio Nuño- afirmó que cancelar la reforma educativa, como propone Andrés Manuel López Obrador, sólo busca promover una “educación patito”, por temor a ciudadanos críticos. La realidad es que en el capitalismo mexicano y de cualquier país, la educación que se programa es la “educación patito” al servicio del poder, del capital, para crear mano de obra barata al servicio de las empresas. Precisamente, por este tipo de educación creada para enseñar a obedecer, para disciplinarse al servicio de “los mayores” -aunque éstos sean unos déspotas y desequibrados- para competir y dar prioridad a los títulos y los méritos, por lo que la mayoría de los habitantes de nuestras naciones y pueblos, es esencialmente sumisa y carente de dignidad.

2. Según entiendo el gobierno de López Obrador, a partir de que se anuncie su triunfo, buscará unificar al millón 500 mil maestros en una sola organización (el SNTE); sin embargo esto será muy difícil porque por lo menos hay tres poderosas corrientes: a) la del PRI encabezada por el Charro Díaz, b) la de Esther Gordillo que se la está jugando con Morena y c) los 300 mil maestros luchadores de la CNTE.  Me parece muy difícil por aquello que he escrito: el oportunismo y el sectarismo difícil de hacer a un lado. Pero si se conforma una comisión tripartita de coordinación que sin sectarismo analice la situación, muchísimo se podría lograr para hacer una verdadera reforma educativa con el apoyo de los maestros de base. Pienso que hay políticos experimentados en negociaciones que podrían ayudar en esta fundamental tarea.

3. México desde que nació como país “independiente y soberano” allí por 1821, no diría que todas sus escuelas y sus egresados son “patito” porque no sé de donde surgió ese calificativo y con qué criterio se ha impuesto contra la enseñanza de “baja calidad”.  ¿En dónde estudiaron Fox, Peña Nieto, los demás expresidentes y miembros de los gabinetes si no fueron en universidades de mala calidad y por ello son profesionistas del peor nivel? ¿Cuál es el criterio, la idea, los argumentos, para calificar una escuela o a un tipo de profesionista? Para mí la escuela y el profesionista de mala calidad es la que enseña a defender los intereses capitalistas, la propiedad privada, enseña el individualismo y la competencia; el peor profesionista es el autoritario, el déspota, el que sólo piensa en acumular capital y riquezas, el que explota y oprime.

4. En México, a la frase de Meade y Nuño le responden: “oigan al burro hablando de orejas”, es decir, hablan de educación crítica, contra la corrupción, la transparencia, la honestidad, como si en cada frase se estuvieran mordiendo la lengua. ¿Acaso no toda la educación que hemos recibido desde hace siglos en todos los grados es una educación domesticadora? ¿Acaso no se ha enseñado a los maestros desde preescolar hasta el doctorado, es decir de todos los niveles, a autoconsiderarse el dueño de la clase, el que manda y castiga, enseña, pone calificaciones, así como ver a los estudiantes como menores de edad, ignorantes, inexpertos e incapaces de participar en los procesos educativos? ¿Para qué ha servido la teoría de Paulo Freire acerca de “La Educación como práctica de la libertad” o “Pedagogía del oprimido” que viene desde fines de los sesenta?

5. Los maestros de la Coordinadora (la CNTE)  han superado muchísimo la enseñanza burguesa porque participando en marchas, bloqueos y plantones, han desarrollado la conciencia de la igualdad y de la lucha.  Estos profesores ya no se sienten dueños de la verdad y por ello la relación con sus estudiantes y padres de familia es de camaradería, de solidaridad. Los padres han aprendido al mismo tiempo que sus maestros cuando luchan en las calles están enseñando al resto del pueblo lo que es la rebeldía, dignidad, lucha por la igualdad. Esta es la educación real: la enseñanza y aprendizaje que es un ejemplo de lucha por sus derechos, contrario a la educación tradicional de conocimientos memorísticos que se usan para hacer exámenes, ocupar grados, obtener certificados y adquirir empleos.

6. Los maestros luchadores de la CNTE impedirán que los gobiernos y la educación pública, así como los colegios particulares, sigan impartiendo “educación patito como la de funcionarios”, es decir una educación al servicio del poder, el consumismo y el capitalismo. En pleno siglo XXI el reclamo de estudiantes y profesores es de una educación libertaria que eche a la basura todo tipo de autoritarismo, no sólo de la escuela, sino también del hogar, la iglesia y la sociedad tradicional. Por ello da mucha risa  que los del PRI, PAN, PRD, se vean obligados a decir discursos contra la corrupción cuando ninguno de sus gobiernos y funcionarios ha sido honestos. ¿Cómo es posible que existan personajes tan cínicos que no les dé vergüenza y miedo seguir saliendo a las plazas públicas donde pueden arrojarles tomates y más basura? (20/VI/18)

0 comentarios: