viernes, 1 de junio de 2018

14:42:00
TIZIMÍN, Yucatán, 1 de junio de 2018.- El Movimiento Antorchista Nacional o Antorcha Campesina, es una organización que trabaja y lucha con la gente más necesitada en todo el país, a nivel nacional tiene 44 años de existencia; 18 años en Yucatán y en Tizimín cerca de dos años. El trabajo que hemos venido realizando en favor de más de 40 mil yucatecos ha provocado escozor en aquellos que ven afectados sus intereses económicos y políticos de alguna manera y ahora son quienes, sin miramiento alguno, buscan la manera de desprestigiar a esta importantísima organización, utilizando para ello los métodos más denigrantes, y usan a gente sin escrúpulos que se presta a la maniobra, con el objetivo de embestir y nada más.

En la edición de este día (31 de mayo de 2018) del diario, Por Esto! en nota escrita por la reportera Raquel Margarita Huerta, misma que aparece en la página 16, en la sección destinada al municipio de Tizimín, con letras grandes y tendenciosas escribe: “Acusan de fraude a Antorcha Campesina”, en la que según ella, quienes acusan son “integrantes del Movimiento Antorchista de Tizimín”; por tanto, debido a que lesiona moralmente a sus integrantes y líderes en este municipio, manifestamos lo siguiente:

Primero: la nota periodística está “sustentada” solamente en las declaraciones de dos personas que proporcionaron sus nombres, María del Carmen May Huerta y su esposo José Caamal, pues, aunque se mencionan a otras, nunca se dan nombres y nosotros decimos, no se dan, porque no existen.

Segundo: José Caamal no es, ni ha sido nunca miembro de Antorcha Campesina y lo podemos demostrar con las listas de asistencia en mano. Por lo que la “declaración” que hace de que “cada vez que vamos a las reuniones nos piden dinero” solo demuestra dolo y mala fe.

Tercero: a la señora María del Carmen May Huerta, se le otorgó mediante la gestión de los antorchistas ante el H. Ayuntamiento, un cuarto adicional de 3 x 4 metros del cual ahora ella disfruta; tiene aproximadamente, seis meses que dejó de asistir a las reuniones y por tanto, dejó de pertenecer también a la organización.

Cuarto: las acusaciones hechas por los “denunciantes” no están sustentadas por documento alguno, por tanto, es solamente su palabra ante la reportera, quién dicho sea de paso, tampoco pidió prueba alguna que sustentaran las “declaraciones”.

Dado que ninguna de las acusaciones se sustenta en pruebas que lo demuestren, nos vemos obligados a denunciar el hecho porque esta de por medio el prestigio y la honorabilidad de 40 mil yucatecos que militamos en las filas del Movimiento Antorchista, porque se agrede en su integridad moral a sus dirigentes, y porque se busca dañar lo más posible, la lucha honrada que miles de yucatecos tizimileños hemos emprendido junto con la organización.

En estos momentos de auge político y electoral, todos buscan llevar agua a su molino, cuál más utiliza golpes bajos buscando hacer el mayor daño al oponente, pero la lucha de Antorcha seguirá, no nos desaparecerán con periodicazos, porque no somos moscas;  nosotros no somos una organización electorera, nuestra lucha es genuina y contra la pobreza que lacera a millones de mexicanos; y mientras haya pobreza, ahí estaremos los antorchistas para luchar en su contra, podrán nuestros enemigos gratuitos infamar, pero nunca podrán demostrar.

Respetuosamente
Movimiento Antorchista del Oriente de Yucatán

0 comentarios: