jueves, 24 de mayo de 2018

09:35:00
BARCELONA, 24 de mayo de 2018.- Las alarmas han sonado esta mañana en la Casa Real Británica. La dulce resaca tras la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry parece haber llegado a su fin. Y es que este jueves han salido a la luz unas fotografías de la ex actriz haciendo topless en una playa.

Unas imágenes que rápidamente Kensington Palace se ha encargado de desmentir, insistiendo en que se trata de un truco fotográfico. La cuestión no ha quedado aclarada ya que, por el momento, la recién casada ha preferido no hacer declaraciones personales. 


La cuestión llega en cómo se han filtrado esas imágenes, pues todo apunta a que se hicieron con el mismo móvil de la duquesa de Sussex. Un asunto que muy probablemente acabe en los tribunales, como ya pasó con Kate Middleton, cuando fue pillada de luna de miel en Francia sin la parte de arriba del bikini.

La duquesa de Cambridge aparecía junto al príncipe Guillermo. El semanario galo Closer, encargado de sacar a la luz dichas imágenes, fue a los tribunales y acabaron pagando 190.000 euros. Una cifra muy inferior a la que se pedía en un inicio: dos millones de euros.


La controversia con Markle llega porque las fotografías están tomadas por ella misma y en un lugar público. Por lo que alguien ha tenido que acceder a su móvil y hacerlas públicas.(La Vanguardia)

0 comentarios: