viernes, 18 de mayo de 2018

10:29:00
BARCELONA, 18 de mayo de 2018.- Como si de una película se tratase, el cuento de hadas de Meghan Markle es el cine de estreno de esta semana. Y la expectación para vivir el enlace real junto al príncipe Harry no puede ser mayor, a tan solo unas horas del gran día.

Aunque la preocupación sobre la presencia o ausencia del padre de la novia durante la ceremonia ha oscurecido los días previos a las nupcias, nada hace presagiar que este sábado será un día recordado para toda la familia Windsor.

Una vez que todos los invitados hayan llegado al Castillo de Windsor, el primero en aparecer en la capilla de San Jorge será el príncipe Harry, quince minutos antes de que arranque la ceremonia, junto a su hermano Guillermo quien le acompañará en calidad de padrino. 

El Príncipe Harry y Meghan Markle.

En el último momento, y tras muchas dudas sobre quién acompañaría a la novia hasta al altar, el príncipe Carlos será el encargado de llevar a Meghan Markle junto a Harry en la capilla para contraer matrimonio. Su padre, Thomas Markle, ya anunció que no podía acudir al enlace real tras la polémica sobre las fotografías falsificadas con un paparazzi y una intervención quirúrgica de última hora.

“El Príncipe de Gales se complace en dar la bienvenida a la señora Markle a la familia real de esta manera”, se puede leer en el comunicado publicado por el Palacio de Kensington, este viernes.

La familia de Markle

Los momentos previos al gran enlace, el protagonista ha sido el padre de la novia: Thomas Markle. Primero, salió a la luz que había intentado vender a los “paparazzis” un reportaje para mejorar su imagen. Sin embargo, la razón por la que Markle se ha alejado de la ceremonia, y tendrá que ver a su hija más adelante, es por una inesperada decisión de operarse el corazón.

Pero el padre no es el único que tiene mucho que decir en esta ocasión. Los hermanastros de la afortunada, Samantha Grant y Thomas Markle Jr., han hecho todo lo que han podido por “destrozar” su gran día, desde que se hizo público el enlace. Ninguno de los dos está invitado y este hecho ha desatado “el quebradero de cabeza” de la familia. Samantha Grant no ha dudado en hacer negocio con la boda de su hermana y está a punto de publicar un libro sobre Meghan. Tom, por su parte, podría estar negociando con cadenas de televisión para ejercer de comentarista durante la ceremonia.

Los invitados más conocidos

Aunque todavía quedan muchas sorpresas -y que habrá que esperar al día de la boda para conocerlas-, no hay duda de que veremos a más de una cara conocida en la boda real . Hasta el momento, se conocen ya los nombres de unos cuantos rostros de Hollywood que acompañarán a los “royals” en la capilla de San Jorge. El plantel completo de ‘Suits’ -la serie que lanzó a la fama a Meghan Markle-, Elton John -amigo muy cercano de la madre de Harry, quien tampoco pudo perderse la boda de William y Kate-, los hermanos de Diana, los Delevigne o David y Victoria Beckham, serán algunos de los invitados que se vestirán de etiqueta, este sábado, para vivir en directo el ‘sí, quiero’.

Y habrá distintos tipos de invitados, los 600 que acudirán a la Capilla de San Jorge en el Castillo Windsor, los cerca de 2.400 que pasarán la velada en el recinto amurallado del castillo para contemplar la llegada y salida de los novios y los privilegiados 200 invitados que, tras la boda, disfrutarán de una privada recepción en Frogmore House.

La tarta y las flores

Claire Ptak es el nombre de una pastelera californiana cuyo negocio, Violet Bakery, está especializado en postres vegan o s . Esta pastelería ha sido la elegida para la tarta de boda, afrutada y con sabores típicamente primaverales: limón y flor de saúco y cubierta de crema de mantequilla.

El pastel estará decorado con flores frescas como las peonías, la flor prefilecta de Meghan, que tendrá también un protagonismo especial en los ornamentos florales, a cargo de la diseñadora Philippa Craddock. Las rosas blancas, las dedaleras y las ramas de haya y abedul darán el toque a la ceremonia, junto a las flores silvestres polinizadas por las abejas de los Royal Parks.

Toda una fiesta primaveral para celebrar el amor, a petición del príncipe Harry y la propia Meghan, quienes son fans de la pastelería desde hace años.

El secreto de la boda

Es el secreto de la boda mejor guardado, hasta el momento. Muchos nombres han ido sonando desde que anunciaron en público su compromiso. Los diseñadores australianos Tamara Ralph y Michael Russo, Ralph & Russo; Sarah Burton para Alexander McQueen o Christopher Bailey para Burberry y Erdem Moralioglu son algunos de los que podrían vestir a la novia, en su día más importante.

Sin embargo, aunque no hay un comunicado oficial, la rumorología va en aumento. Según el Kensington Palace, tanto el diseñador del vestido como su peluquero y maquillador serán desvelados en cuanto ésta se baje del coche en el gran día. Tocará esperar a mañana para saber qué hay de verdad en las filtraciones.

La ceremonia

La ceremonia se iniciará a las 12 del mediodía hora local (una de la tarde en España). Y comenzará oficiada a tres bandas por el arzobispo de Canterbury Justin Welby (que en abril bautizó a la novia con agua del Jordán y le dio la bienvenida a la Iglesia Anglicana), el decano de Windsor, David Conner y el reverendo afroamericano Michael Bruce Curry, en la Iglesia Episcopal norteramericana, vinculado en su día al movimiento por los derechos civiles en Baltimore.

Además, el día de la esperada boda de Harry y Meghan Markle coincide con uno de los eventos deportivos más importantes del Reino Unido, la final de la Football Association Challenge Cup (FA Cup).Al principio, se especulaba sobre si este evento deportivo podría eclipsar la boda real. Finalmente no va a ser así, ya que el partido se juega a las cinco de la tarde.

Como es tradición, tras la ceremonia habrá una procesión, que comenzará aproximadamente a las 13 hora local (es decir a las 14 horas, en España). La pareja se subirá a la carroza para dar un paseo y presentar en público su unión, desde la capilla de San Jorge hasta llegar al Castillo de Windsor.

El enlace de la realeza británica s e podrá seguir en directo a través del canal TDT DKISS que adaptará toda su parrilla a la transmisión de la ceremonia. De hecho, desde este viernes, la cadena calienta motores con la emisión de una ‘programación real’ que incluye la emisión de algunos documentales temáticos y la cobertura de la boda.

Las damas de honor más especiales

Se esperaba que fueran las amigas de la actriz, como Priyanka Chopra o Serena Williams, pero incapaz de decidirse entre todas, Meghan se ha decantado por renunciar a una dama de honor “adulta”. Por ello, ha concedido el máximo protagonismo a la princesa Carlota, que encabezará la comitiva nupcial de seis niñas (junto a Florence van Custem, Remi Litt, Rylan Litt, Ivy Mulroney y Zalie Warren). El príncipe Jorge ejercerá de “paje” junto a Jasper Dyer, Brian Mulroney y John Mulroney).

La carroza de los novios

Con puntualidad británica, a la 1:05 hora local, Harry y Meghan se subirán a una carroza real Ascot Landau -una de las cinco predilectas de la Reina- para salir durante 25 minutos exactos por las calles de Windsor, arropados por el Regimiento de la Caballería Montada, en su primer paseo ante las multitudes, que se acercarán a los alrededores del castillo tras la boda para disfrutar de los primeros minutos de la pareja. Se estima que más de 100.000 británicos y turistas se agolparán a las puertas del castillo para la ocasión.

Su última noche de soltera

A tan solo 15 minutos del Castillo de los Windsor se encuentra Cliveden House. El lugar que alojará a la futura esposa del príncipe Harry en su última noche de soltera, que pasará acompañada de su madre, mientras el novio descansará con su hermano en Coworth Park.

La propiedad, construida hace 350 años, hoy es un hotel cinco estrellas Gran Lujo de 38 habitaciones y cuyo spa ha sido distinguido como uno de los siete mejores del mundo por la revista Tatler este mismo año. Un lugar de ensueño que tiene lista de varios años para reservarlo como lugar de celebración de una boda. Concretamente, en este paraje es donde se han dado el ‘sí, quiero’, recientemente, Cesc Fàbregas y Daniela Semaan.

Su luna de miel

Si William y Kate tuvieron un exótico viaje de novios por las islas Seychelles, el príncipe Harry y Meghan Markle no iban a ser menos. Sin embargo, un “contratiempo” va a modificar la clásica rútina nupcial. Tras dar el sí y celebrar primero con una recepción en el Palacio de Buckingham y luego con una fiesta en Frogmore House, Windsor, la pareja volverá el lunes a cumplir con sus obligaciones. Así lo confirmó en un comunicado el Palacio de Kensington hace unos días: “La pareja se irá de luna de miel pero no de inmediato. Tendrán su primer compromiso como marido y mujer en la semana siguiente a la boda”.

Pero la ocasión lo merece. El compromiso que tienen presente en su agenda es el 70º cumpleaños del príncipe Carlos, el padre de William y Harry, que se celebrará con una gran fiesta en los jardines del Palacio de Buckingham, el martes.

Aunque se sospecha que los novios no esperarán mucho más y, una semana después de la boda y si las especulaciones son correctas, el príncipe Harry y Meghan Markle podrían poner rumbo a Namibia (África). Un continente muy especial para Harry y que ha jugado un papel muy importante en su historia de amor.  (La Vanguardia)

0 comentarios: