martes, 1 de mayo de 2018

15:38:00
PEKÍN, 1 de mayo de 2018.- Una plataforma china de internet censuró los dibujos animados británicos Peppa Pig, y varios medios estatales critican la "adicción" del público infantil, las derivas comerciales en torno al personaje y su transformación en un ícono "subversivo" de una juventud "ociosa" y antisocial.

Una gran cantidad de episodios de Peppa Pig, cuya heroína es una traviesa cerdita rosa, fueron retiradas de la popular plataforma de videos Douyin, y el hashtag #PeppaPig fue prohibido, informó este lunes el diario Global Times.

Peppa Pig.

Según un documento citado por el periódico, del que la agencia de noticias AFP no pudo verificar la autenticidad, el dibujito infantil de la BBC forma parte de una lista de contenidos censurados por Douyin en la que también aparecen los hombres travestidos, los desnudos excesivos y "los comportamientos eróticos".

Peppa Pig, que llegó a China en los años 2000, se hizo tremendamente popular gracias a los capítulos doblados al mandarín. Pero ese fervor se intensificó a fines de 2017 entre un público de jóvenes adultos, con la multiplicación de selfies de internautas --incluidas algunas estrellas-- con calcomanías de Peppa Pig. También se arrancaban de las manos los objetos derivados de la serie, como tazas, relojes o ropa con la cara de la cerdita.

El Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista en el poder, denunció los efectos perversos de una "comercialización" de Peppa Pig, que las estrellas de la red muestran hasta la saciedad.

"Muchos escolares intentan diferenciarse compitiendo con sus relojes y accesorios de Peppa Pig", para beneficio de los "fabricantes de falsificaciones", alertó la publicación.

Hace algunos meses, la revista británica British Journal of Medicine publicó un artículo en el que afirmaba que el dibujito animado de Peppa Pig "distorsiona el uso de la atención médica primaria". En la nota se puede leer la crítica a un personaje en especial, el Doctor Brown Bear, que ante cada mínima duda interviene para ayudar a los pacientes "algo que no ocurre en la vida real", afirma la revista.

"No hay que pensar que los médicos pueden comportarse como el Doctor Brown Bear, que acude a domicilio a cada tos de la cerdita y prescribe medicamentos superfluos. Mirar Peppa Pig y su descripción de la medicina generalista aumenta el nivel de exigencia de los pacientes y fomenta el uso abusivo de los servicios sanitarios", escribió la doctora Catherine Bell, médica general de Sheffield (norte de Inglaterra) y autora del artículo.

Otro lado oscuro del éxito de Peppa Pig: la propagación de episodios falsos, memes y parodias de humor negro o directamente pornográficas, denunciaba en enero el Global Times.

El mismo diario insistía en esa idea el lunes, al señalar que el inocente chanchito "se convirtió en un ícono para la subcultura" de una juventud "hostil a los valores de la cultura dominante, a menudo poco educada y sin trabajo estable", "ociosa", "en las antípodas de la juventud que desea cultivar el Partido".

Peppa Pig "dio un giro subversivo" y su popularidad "viral" ilustra "una sed de novedades y de sátira susceptible de perjudicar la moral de la sociedad", afirma el Global Times.

Este nuevo apretón de tuercas se inscribe en la ola de represión lanzada por el régimen comunista para librar a internet de todo contenido que se desvíe de los "valores centrales del socialismo" y critique las normas sociales establecidas.

El grupo Bytedance, administrador de Douyin, fue señalado en abril por su agregador de contenidos de actualidad Toutiao, sancionado por haber permitido a sus usuarios intercambiar bromas picantes. Toutiao prometió entonces aumentar hasta 10.000 el número de censores en sus filas. (Clarín / AFP)

0 comentarios: