jueves, 12 de abril de 2018

20:18:00
CIUDAD DE MÉXICO, 12 de abril de 2018.- El intenso intercambio de mensajes de telefonía entre presuntos criminales distribuidos en Iguala, Guerrero y en Chicago, Illinois, la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre, cimbró a los familiares de los 43 estudiantes y víctimas de desaparición forzada.

Para las familias y las organizaciones que los han acompañado, la información publicada por el diario Reforma es relevante pues permitirá que el caso no sea cerrado sin aclarar los motivos del ataque y desaparición de los normalistas.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez afirmó que esta información corrobora que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tenía razón respecto a la necesidad de que el Estado mexicano agotara la línea de investigación relativa al trasiego de droga de México a Estados Unidos, específicamente de Iguala a Chicago.

Familiares de los 43 con sus fotos.

“El GIEI dio cuenta de la acusación que existe desde 2014 en la Corte del Distrito Norte de Illinois en contra de personas vinculadas a Guerreros Unidos por trasiego de droga a ese país, utilizando entre otros medios autobuses de pasajeros, acusación que es la fuente de los mensajes referidos”: Centro Prodh.

La información revelada este 12 de abril, confirma la gravedad de la demora de la Procuraduría General de la República (PGR) en solicitar esta información, la cual fue solicitada por las familias de los estudiantes desde 2016, afirman.
  
“Exigimos que la PGR agote todas las líneas de investigación que surgen de los mensajes, evitando un cierre precipitado con tintes electorales y que se profundice el escrutinio de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la colaboración de las agencias norteamericanas”, dicen familiares de los 43 estudiantes desaparecidos.

“Se evidencia que la supuesta infiltración de los estudiantes nunca existió, por el contrario, desde el primer día de los hechos los emisores de los mensajes aclararon que en los autobuses había estudiantes de la normal de Ayotzinapa”.

La parte que refiere en los mensajes que un criminal llamado “Aníbal” en Iguala le informa al “Silver” que tenían “60 paquetes ya guardados (personas detenidas-desaparecidas) y otros con San Pedro (muertos)”, destruye la llamada verdad histórica.

“Suponiendo que la palabra 'paquetes' se refiera a personas, de acuerdo con las escuchas, el mensaje habría sido enviado el día 27 de septiembre a las 15:28 hrs, lo cual entra en franca contradicción con la teoría oficial, pues de acuerdo con la PGR a esa hora los estudiantes ya habrían sido ejecutados e incinerados”.

A casi 43 meses de los hechos, los mensajes confirman que la organización criminal Guerreros Unidos es en realidad una compleja red trasnacional de tráfico de drogas en vías de expansión, vinculada al trasiego de heroína en autobuses, coludida con niveles de gobierno municipal, estatal y federal. (SDPNoticias)

0 comentarios: