viernes, 20 de abril de 2018

15:23:00
WASHINGTON, 20 de abril de 2018.- El Partido Demócrata ha dado un paso insólito en la política estadounidense: llevar a los tribunales a su rival electoral y a los aliados de una presunta conspiración, incluido un país que habría ayudado a la victoria del candidato.

Año y medio después de que las urnas dieran como vencedor a Donald Trump, el 8 de noviembre de 2016, la formación demócrata ha presentado una demanda multimillonaria contra Rusia, el equipo electoral de Trump y WikiLeaks, el controvertido sitio web de Julian Assange que habría participado en la planificada operación para derrotar a Hillary Clinton. 

Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata. (Getty Images)

La iniciativa demócrata, introducida ante la Corte Federal en Manhattan, constituye una respuesta a la conclusión de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes de que no hubo tal connivencia, tras la investigación llevada a cabo este tiempo. El Senado todavía mantiene activa su labor.

La demanda del Partido Demócrata alega que durante la campaña presidencial, «miembros del equipo de campaña de Trump con el Gobierno ruso y sus agencias de espionaje» para ayudar al candidato republicano y «perjudicar a la candidata Hillary Clinton». En su argumentación, los demócratas añaden que la operación se llevó a cabo mediante el robo de información y documentos obtenidos de su propio partido, así como la difusión de todo el material robado, según explicó el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Perez.

El Partido Demócrata ha decidido presentar la denuncia a pesar del trabajo que está llevando a cabo el fiscal especial, Robert Mueller, para desentrañar si se produjo tal connivencia y si Trump pudo cometer un delito de obstrucción a la Justicia una vez instalado en el Despacho Oval. Las últimas semanas, los rumores de que Trump sopesaba destituir a Mueller, o a su superior, el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, han llevado a los demócratas a dar el paso de judicializar la investigación de la llamada trama rusa.

La demanda del Partido Demócrata, que califica de «traición sin precedentes» el comportamiento de los demandados, reclama millones de dólares como compensación a los ciberataques y robos sufridos.

Donald Trump ha negado repetidas veces que existiera esa connivencia con el Gobierno ruso para perjudicar a Hillary Clinton y vencer en la elección. (Manuel Erice / ABC)                   

0 comentarios: