miércoles, 25 de abril de 2018

13:24:00
MADRID, 25 de abril de 2018.- Dolores Leis no tiene ni siquiera teléfono móvil. Vive en Nantón, una parroquia de menos de 500 habitantes en la comarca de Bergantiños, y como la mayoría de sus vecinos trabaja en el campo. Esta gallega de 64 años no imaginaba, cuando caminaba el jueves hacia la huerta, que una semana más tarde se convertiría en una celebridad. Y que la culpa la tendría su parecido razonable con un hombre del que poco o nada sabe.

A la izquierda, Donald Trump; a la derecha, Dolores Leis. (JIM WATSON / AFP | PAULA VÁZQUEZ)

"Si lo sé, no subo la foto". La autora de la imagen que ha dado la vuelta a España de teléfono en teléfono confirma que hoy, la cosa va de dobles. Se llama Paula Vázquez y no, no tiene nada que ver con la popular presentadora. Es periodista y trabaja en La Voz de Galicia, en la edición de Carballo. Está acostumbrada a hablar con los parroquianos de todo y de nada, y el jueves tocaba tratar uno de los temas más comentados de los últimos meses: la cosecha. Junto a una compañera fotógrafa, buscaban testimonios para un reportaje sobre las labores del campo: "Con la lluvia que ha caído en las últimas semanas, las labores se han retrasado un mes".

Desde el coche, avistaron a Dolores, azada al hombro, caminando por la carretera hacia su finca. Ya tenían la foto. Sin embargo, no fue la imagen profesional la que saltó a la fama, sino una foto casi de making of que tomó Paula, aficionada a la fotografía, sí, pero redactora. "La subí porque me gustaron la estructura, el contenido y el color, pero no me había dado cuenta del parecido, en persona no es para tanto", dice.
(Instagram)

Ni ella ni la protagonista de la foto imaginaban que aquel momento pasaría de la anécdota, ni tampoco que volverían a verse. Pero ante el revuelo, Paula acudió a casa de Dolores el lunes por la tarde, a explicarle lo que había sucedido. Su foto, replicada una y mil veces en Whatsapp, Facebook, Twitter y todo tipo de plataformas sociales, se había hecho viral. El motivo: su rostro era prácticamente idéntico al del presidente de Estados Unidos. "Cuando empezaron a decirlo pensé: 'Pues sí, sí que se parece'", recuerda la periodista.

Cuando llegó a casa de Dolores, ella ya lo sabía. Se lo habían contado sus hijas, que sí utilizan las nuevas tecnologías. La habían llamado (al fijo, claro): "¡Mamá, vas a ser famosa!". Y Dolores, encantada. "Madre mía, mi foto ha llegado muy lejos. Digo yo que será por el color del pelo", le dijo a Paula, que este martes publica su conversación en La Voz de Galicia. "Y sí, la señora sí se parece a Trump, pero es que el pelo es igualito".

¿Y no le ofende a Dolores la comparación con un hombre que es lo más parecido al malo de los dibus en la vida real? "Qué va, no está nada ofendida. Yo temía que me regañara al aparecer por ahí, pero para nada, está encantada", responde Paula. "Yo creo que ella no es consciente de quién es Donald Trump ni de lo que pensamos de él...". (Sara Polo / El Mundo)

0 comentarios: