martes, 6 de marzo de 2018

20:03:00
SYDNEY, Australia, 6 de marzo.- El terremoto de 7,5 grados de magnitud que azotó Papua Nueva Guinea, región suroeste del Pacífico, hace una semana causó más de 100 muertos, mientras hubo réplicas en las víspera de 6 grados.

El sismo destruyó pueblos enteros de la segunda mayor isla del mundo además de infraestructuras, causando cientos de derrumbes de tierra que bloquearon los caminos en el terreno montañoso, informó la Cruz Roja Internacional, citando datos de las autoridades provinciales.

Miles son los desplazados, que quedaron sin agua potable ni alimentos y en las zonas más remotas se advierte que la cifra de muertos puede ser aún más elevada. La crisis se agravó por la necesidad de desactivar el mayor proyecto de desarrollo del país de extracción de gas líquido, a cargo de la multinacional estadounidense ExxonMobil, dañado por el sismo.

Desplazados por el terremoto reubicados en un refugio. (Reuters)

La mega estructura quedará inactiva por dos meses hasta que sea reparada. El cierre de las plantas tendrá "un duro impacto" en la economía, advirtió el primer ministro, Peter O'Neill .

En tanto, los esfuerzos de la ayuda de emergencia se expanden lentamente, con millones de dólares de ayudas aportados por el gobierno, ExxonMobil y las empresas australianas Oil Search y Santos, que participan del proyecto de extracción.

También unidades de la vecina Australia y Nueva Zelanda se ocupan de la distribución de ayuda, mientras el gobierno de China y la Cruz Roja prometieron asistencia financiera.

A una semana del terremoto de mayor magnitud, las labores de rescates encuentran obstáculos logísticos a causa de la lejanía de las regiones afectadas y las distintas agencias de ayuda se preparan a entregar las provisiones por vía aérea.

El terremoto devastó la huerta de cientos de miles de personas y los deslaves bloquearon y contaminaron los ríos que usan para beber. Reconstruir caminos, puentes, escuelas y centros médicos demandará años de trabajo sostenido.

Los terremotos son frecuentes en Papua Nueva Guinea, que surge sobre el "anillo de fuego" del Pacífico, un punto caliente de actividad sísmica a causa de la fricción entre las placas tectónicas. Una parte de la costa del norte del país fue devastada en 1998 por un tsunami, generado por un terremoto de 7 grados de magnitud, que causó 2.200 muertos. (ANSA)

0 comentarios: