jueves, 29 de marzo de 2018

12:46:00
MOSCÚ, 29 de marzo de 2018.- El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha anunciado este jueves que Moscú expulsará a 60 diplomáticos estadounidenses y que cerrará el consulado de EE UU en San Petersburgo. Deberán abandonar el país, como tarde, el 5 de abril. Se trata de la respuesta del Gobierno ruso a la expulsión por parte de Washington y de otros 26 países, 19 de ellos de la UE, de más de 150 diplomáticos rusos afincados en sus territorios como represalia por el intento de asesinato con un agente químico del exespía Serguéi Skripal y de su hija a principios de mes en Salisbury (Reino Unido). Londres culpa a Rusia, y Moscú niega ser responsable del ataque. 

Serguéi Lavrov hoy jueves en Moscú. (Reuters)

El Gobierno ruso ha convocado este jueves al embajador de Estados Unidos, John Huntsman, para comunicarle las medidas de represalia a la decisión de su país de expulsar a diplomáticos rusos. "Literalmente, en estos momentos el embajador norteamericano ha sido citado en la Cancillería, donde se le está comunicando el contenido de las medidas de respuesta contra Estados Unidos", ha afirmado Lavrov en rueda de prensa. El ministro ha precisado que esas medidas son similares a las adoptadas este lunes por Washington, que expulsó a 60 diplomáticos rusos y anunció el cierre de su consulado en Seattle. Moscú también ha "retirado el permiso para el funcionamiento en San Petersburgo del consulado general de EE UU", según ha detallado el ministro de Exteriores.

El Ministerio de Exteriores ha precisado que 58 trabajadores de la Embajada en Moscú y dos diplomáticos del consulado general en Ekaterimburgo han sido declarados persona non grata y deberán abandonar el país antes del 5 de abril. "En cuanto al resto de países, también habrá una respuesta simétrica en cuanto al número de personas de misiones diplomáticas que deberán abandonar Rusia", ha manifestado Lavrov, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

Este martes, una fuente no identificada del Ministerio de Exteriores, citada por la agencia oficial Ria, ya había advertido de una respuesta simétrica a la expulsión masiva de al menos 154 diplomáticos por parte de EE UU y de otros 26 países. "Trabajaremos en ello en los próximos días y responderemos a cada uno de los países", afirmó esta fuente.

Skripal, exespía ruso que se convirtió en agente doble al servicio secreto del MI6 —inteligencia británica— fue detenido y condenado en Rusia a mediados de la década pasada. Tras su liberación, en 2010 en un intercambio de espías, recibió refugio en Reino Unido y se instaló en Salisbury. En esta localidad británica, él y su hija Yulia, de 66 y 33 años respectivamente, fueron hallados inconscientes el pasado 4 de marzo en un banco. Los investigadores británicos han determinado que fueron envenenados con un gas nervioso en un ataque que, según las conclusiones del Gobierno británico, es "altamente probable" que ordenara Rusia. El agente tóxico empleado, conocido como Novichok, fue concebido por el sector militar soviético hace décadas. Moscú niega rotundamente las acusaciones y exige participar en la investigación de lo ocurrido.

Skripal y su hija continúan ingresados en el hospital. Ella "mejora rápidamente y su condición ya no es crítica", según ha explicado el equipo médico que la atiende. El exagente doble sigue "en estado crítico, pero estable", han apuntado los doctores. (El País)

0 comentarios: