viernes, 2 de marzo de 2018

11:29:00
JERUSALÉN, 2 de marzo de 2018.- Interrogatorio en su casa en Jerusalén antes del abrazo en su otra casa en Washington. Antes de viajar a Estados Unidos, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ha contestado durante más de cuatro horas a las preguntas de los agentes de la unidad de investigación 'Lahav 433' sobre un nuevo caso de supuesta corrupción. El cuarto que le afecta de forma directa o indirecta en una ola de sospechas, filtraciones y recomendaciones policiales que invade portadas y telediarios pero de momento no hunde a su coalición. Sin interés en el adelanto de los comicios, sus cinco socios de Gobierno esperan la decisión del fiscal general, Avijai Mandelblit, sobre su posible imputación.

En un hecho sin precedentes en Israel, el jefe de Gobierno ha sido interrogado este viernes al mismo tiempo que su esposa daba su testimonio sobre el mismo expediente en la sede de la investigación cerca de Tel Aviv. El 'Caso 4000' pone de relieve la compleja relación entre la pareja Netanyahu y los medios de comunicación israelíes. Según la Policía, no sólo compleja, sino quizá también con una vertiente delictiva.

Benjamin y Sara Netanyahu. (Getty)

Tras siete interrogatorios por otros casos, Netanyahu ha recibido a los agentes, que en esta ocasión sospechan que favoreció económicamente a la empresa de telecomunicaciones Bezek en manos de su amigo Shaul Elovitch. Como contrapartida, su web 'Walla' daría un trato muy favorable a Netanyahu y su esposa Sara.

El Canal 10 israelí revela un mensaje de WhatsApp de Sara Netanyahu a la esposa del magnate de Bezek, Iris Elovitch, exigiendo el cambio de la cobertura informativa de 'Walla': "Nos estáis matando. Nos estáis degollando. Estáis destruyendo el país. ¿Qué tipo de web es ésta? ¿Cómo puede ser? Cambiad esto. Haz algo con esto. Y rápido. Sois los dueños de la web".

"Fake news. No es cierto, la continuación de las filtraciones tiene como único objetivo acabar con el gobierno del Likud", replica Sara Netanyahu, quien, al igual que su marido, denuncia una "persecución sin precedentes".

Netanyahu se declara inocente

Tras el interrogatorio, el líder del Likud ha afirmado en su cuenta de Facebook: "Me siento más seguro que nunca porque no habrá nada". "Todas las decisiones fueron tomadas por comisiones técnicas de forma profesional", asevera Netanyahu, quien dedica gran parte de su agenda a sus abogados para intentar desinflar los nubarrones de supuesta corrupción y conducta poco ética que acechan su continuidad en el poder, al que regresó tras los comicios de 2009. Y nubarrones no faltan después de que hace dos semanas la Policía recomendara llevarle a juicio por soborno en la recepción sistemática de puros, joyas y champán por un valor de unos 235.000 euros de dos multimillonarios a cambio de favores ('Caso 1000') y en la negociación secreta con un editor de un diario crítico para cambiar su cobertura ('Caso 2000').

Los investigadores tienen en su poder una cinta en la que Elovitch presiona al entonces director general de 'Walla', Ilan Yeoshua, para cambiar el trato hacia la pareja, que vive en la calle Balfour de Jerusalén: "Hay que esforzarse por Netanyahu. Él se esfuerza por nosotros".

El caso se agravó para el primer ministro cuando su hombre de confianza desde los años 90, Shlomo Filber, ha aceptado declarar contra él a cambio de no ser juzgado. De momento, ha confesado que como director del Ministerio de Comunicación bajo la tutela de Netanyahu cumplía órdenes para no acometer reformas que hubieran perjudicado claramente a Bezek.

Tras más de una semana bajo detención preventiva, Elovitz y el portavoz de la familia Netanyahu, Nir Jefetz, han sido también interrogados hoy en la sede de 'Lahav 433' y han negado un pacto no escrito que se podría resumir así: mucho dinero a cambio de mucho cariño informativo.

Comisiones en la compra de armamento

Netanyahu podría ser interrogado también en el 'Caso 3000'. A nivel mediático y político, es el más dañino al tratarse de un asunto de seguridad nacional. Nada de puros sino de armas. Sus dos asesores y abogados de máxima confianza y el ex jefe de la Marina han sido interrogados en una trama de comisiones irregulares en la compra de tres sofisticados submarinos a Alemania. Netanyahu afirma que la adquisición era necesaria y realizada a petición del Ejército. "Siempre he actuado por el bien de la seguridad de Israel", afirma el veterano dirigente. El ex ministro de Defensa, Moshe Yaalon, piensa lo contrario: "Si no sabía lo de su entorno, debe irse a casa. Y si lo sabía, a la cárcel".

Mandelblit, que debe decidir en unos meses si lleva a juicio a Netanyahu por soborno tal y como aconseja la Policía, asegura que no es sospechoso en el affaire de los submarinos.

Si a nivel policial su situación se complica semana tras semana, a nivel político resiste, demostrando que tiene numerosas vidas. Los sondeos muestran que la derecha no le da la espalda. Muchos de los suyos le consideran inocente y comparten la denuncia de "persecución injusta orquestada por la izquierda". Sensación en torno a su carismático líder al ver que cada día aparecen nuevas filtraciones policiales pero también colectiva en el Likud, que pese a gobernar de forma ininterrumpida desde hace una década, se siente perseguido por policías, jueces y periodistas. Otros le apoyan porque simplemente prefieren a alguien de su ideología con posibles sombras de corrupción y una esposa polémica que a alguien impoluto de centroizquierda.

El interrogatorio tuvo lugar mientras Israel celebra el carnaval judío de Purim. Una gran fiesta de disfraces en las calles donde muchos lucen uniforme de policía y el bigote del inspector jefe Roni Alsheij. Los que entraron este viernes en la residencia oficial del primer ministro en Jerusalén no iban disfrazados. (Sal Emergui / El Mundo)

0 comentarios: