martes, 27 de marzo de 2018

19:49:00
VANCOUVER, Canadá, 27 de marzo de 2018.- Un camarero francés despedido por ser "agresivo, grosero e irrespetuoso" dice que su comportamiento no está fuera de lugar: solo es francés.

Guillaume Rey, que trabajaba en un restaurante de Vancouver, en la costa del Pacífico de Canadá, presentó una denuncia ante el Tribunal de Derechos Humanos de Columbia Británica contra su ex empleador, alegando "discriminación contra mi cultura".

El restaurante, operado por Cara Operations, acusa a Rey de violar su código de conducta y persistir en sus malas maneras a pesar de evaluaciones de desempeño verbales y escritas.

Un restaurante en Vancouver. (Getty) 

Al alegar discriminación, Rey dijo que la cultura francesa simplemente "tiende a ser más directa y expresiva".

Debe su despido a su "personalidad directa, honesta y profesional", que adquirió mientras se entrenaba en la industria hotelera de Francia.

Ambas partes coinciden en que Rey se desempeña bien en su trabajo a pesar de su conducta presuntamente desagradable.

El restaurante intentó que se desechara la demanda de Rey, pero Devyn Cousineau negó esa solicitud, despejando el camino para una audiencia aún no programada.

Dijo que la negativa no debe tomarse como una indicación del resultado del caso.

"El señor Rey tendrá que explicar cómo su herencia francesa resulta en un comportamiento que la gente malinterpreta como una violación de los estándares de conducta aceptable en el lugar de trabajo", escribió en su decisión. (AFP)

0 comentarios: