domingo, 18 de marzo de 2018

00:33:00
TULANCINGO, Hidalgo, 18 de marzo de 2018.- El presidente municipal de Tulancingo, Fernando Pérez Romero, descartó sacrificar al león Kimba, que la mañana del sábado atacó a un trabajador del zoológico Nicolás Bravo, tras lo cual perdió la vida el empleado.

En conferencia de prensa, el edil dijo que en lugar de matar al felino se fortalecerá el ámbito de la capacitación en conducta animal para evitar que se repita un hecho similar.

En cuanto a la posibilidad del cierre del espacio de resguardo silvestre, también negó el posible cierre de éste, ”a reserva de lo que determinen las autoridades correspondientes”.

El alcalde consideró que el espacio ha sido objeto de modificaciones recientes que le permiten funcionar con normalidad e incluso añadió que desde el inicio de administración “se incrementó el ámbito de seguridad”.

Gustavo Serrano Carbajal se llamaba el cuidador del zoológico. (Emmanuel Rincón / Excélsior)

Pérez Romero señaló que para ello se construyó una barda perimetral de 100 metros, remodelación de albergues de grandes felinos, construcción de cocina para correcta dieta de animales, así como una firma de convenio de colaboración interinstitucional con el Centro Latinoamericano de Estudios de Ciencias biológicas y de salud animal.

Precisó que de las especies que se exhiben en el Zoológico municipal, el 75% de animales que se tienen en el espacio están en resguardo, es decir, que no son del municipio sino de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), “por tanto el municipio funge como depositario”.

Actualmente el Zoológico “Nicolás Bravo” alberga 248 especies, puntualizó el edil quien afirmó que su administración dio acompañamiento y cercanía con familiares, para atender el tema legal y de respaldo.

Por su parte, el secretario de Servicios Municipales, Francisco Velasco Orozco, afirmó que la administración de la ciudad pretende reubicar el sitio de cautiverio, para lo que se analiza opciones, entre ellas, terrenos en las comunidades de La Lagunilla y Ejido Tulancingo.

“No es solo el espacio, pues debe contemplarse la inversión”, apuntó.

Finalmente, comentó que se analiza cambiar el giro del zoológico y que sea un área transitoria de rehabilitación para luego canalizarlos al espacio idóneo. (Emmanuel Rincón / Excélsior)

0 comentarios: