viernes, 9 de marzo de 2018

14:22:00
KHABAROVSK, Rusia, 9 de marzo de 2018.- Ocurrió hace unos días en una pequeña isla helada en Siberia, sobre el canal Beshennaya del río Amur, en Khabarovsk. Un hombre se encontró una mano humana cortada en el suelo y dio la voz de alarma. Cuando las autoridades se pusieron a investigar, descubrieron a varios kilómetros una bolsa con 53 más.

La zona es un lugar de pesca muy famosa para los lugareños y los residentes de la ciudad de Khabarovsk. Un área que está a unos 30 kilómetros de la frontera con China, cerca de un pueblo llamado Vladimirovka.

Algunas de las manos cercenadas. (Siberian Times)

Tras el macabro hallazgo de la bolsa, las autoridades han comenzado una investigación sobre por qué y cómo pudieron llegar hasta esa zona de la isla los 27 pares de manos humanas. Hasta ahora, y según los medios locales, se han identificado las huellas digitales en una de las manos, mientras que las otras aún se están analizando. Aparentemente, recuperar las huellas dactilares de las manos cortadas congeladas va a resultar un desafío debido a su estado actual.

Además de la bolsa con los restos humanos también se encontraron vendajes médicos y fundas de plástico para los zapatos (como las utilizadas en operaciones), material que generalmente se encuentra en un hospital. De ahí que los funcionarios hayan especulado que las manos podían haber sido utilizadas con fines médicos y fueron cortadas en un hospital.

Otra teoría recurrente de algunos lugareños de la zona apunta a la posibilidad de que se cortaran las manos para evitar que la policía identificara los cuerpos de las víctimas de un posible asesinato múltiple, y cuyos restos podrían haber sido utilizados para el tráfico de órganos en el mercado negro, o incluso para algún tipo de investigación ilegal. Sin embargo, no había señales del resto de sus cuerpos en el área.

La teoría del comercio de órganos no es baladí. Se estima que el comercio ilegal de órganos ronda los 1 mil millones de dólares por año. Sea como fuere, la región de Khabarovsk en el lejano oriente ruso se convirtió oficialmente en una parte del imperio ruso a mediados del siglo XIX. En ese momento, tenía una población de poco más de mil habitantes, la mayoría de los cuales pertenecían al ejército. Hoy, la ciudad de Khabarovsk tiene poco más de 500.000 habitantes.

El área no tiene una gran reputación para el crimen organizado, aunque es el hogar de un grupo neonazi llamado Stoltz Khabarovsk conocido por atacar a homosexuales y minorías étnicas. (Gizmodo / SiberianTimes)

0 comentarios: