sábado, 31 de marzo de 2018

14:33:00
Discurso pronunciado por Joaquín Díaz Mena "Huacho" en el arranque de su campaña hoy 31 de marzo en Mérida,  a las 8:00 de la mañana en el hotel El Castellano.

Buenos días

Agradezco a todos y cada uno de ustedes su presencia. Hoy es un día que recordaré toda mi vida. Hoy, con Morena y con Andrés Manuel López Obrador, encabezo un movimiento a favor de la igualdad, del desarrollo y del acceso a la justicia para miles de yucatecos que sexenio tras sexenio han sido excluidos y marginados.

En este momento histórico que exige el esfuerzo y la unión de todos nosotros, me sumo al reto de miles de yucatecos que como yo, creen firmemente que México y Yucatán exigen un cambio de rumbo y que nuestro estado no puede ser ajeno al nacimiento de una nueva era de esperanza, justa e incluyente para todos los habitantes de nuestro país.


Yucatán no está bien. En cada rincón de nuestro estado, cientos de voces ciudadanas me han externado cansancio ante un régimen político que abusa de las necesidades, del clientelismo, de la adulación, la simulación y de las prácticas autoritarias y corruptas.

Lo digo aquí, para que se entienda claro y para que se escuche fuerte: Los yucatecos estamos cansados de la robadera y de las corruptelas de los grupos en el poder, hartos de aquellos que de nuevo quieren engañar a los yucatecos como cada 6 años y que una vez en los cargos, siguen generando pobreza y desigualdad, practicando la corrupción que no permite que le lleguen los recursos al pueblo, pues la corrupción es la madre de la desigualdad que tanto nos duele.

Los yucatecos estamos hartos del millonario desvío de recursos públicos que se va a los bolsillos de unos cuantos, en vez de asignarlo a los programas sociales en beneficio de los más necesitados; por eso, vamos por un gobierno donde no tenga espacio la corrupción, donde no tenga espacio el influyentismo, donde lo más importante sea el ciudadano y su bienestar económico y social.

Estoy convencido de que en este 2018 solo hay dos proyectos políticos: por un lado, el continuismo que ofrece el bipartidismo en común acuerdo con sus candidatos, casi gemelos desde el nombre, formación, e intereses que defienden, que simulan pelearse y competir, pero que son tan iguales, que hasta sus propuestas se parecen. En contraparte, por el otro lado se encuentra la opción del cambio verdadero que representamos en la coalición “Juntos haremos historia”, conformada por los partidos Morena, del Trabajo y Encuentro Social.

Los yucatecos estamos cansados de las empresas fantasma vinculadas a familias, amigos y trabajadores de funcionarios que las usan como medio para enriquecerse.

Estamos cansados del enorme rezago social que lastima, y ofende nuestra dignidad.

Los yucatecos estamos cansados de las bonitas promesas en épocas electorales y de los pobres resultados a la hora de gobernar. Por eso, ya nadie las cree.

Los retos que enfrenta Yucatán nos obligan a dar lo mejor de todos nosotros.

En lo personal, me mueve el compromiso de trabajar al lado de quienes están dispuestos a construir una nueva esperanza para nuestro estado.

Para lograrlo tenemos que participar todos, proponiéndonos alcanzar una nueva meta: luchar para hacer ejercitables todos los derechos de miles de ciudadanos que han sido relegados y para lograrlo le pido a la ciudadanía su participación y apoyo, porque nadie puede solo; por mi parte, estoy dispuesto a poner mi mejor esfuerzo para encabezar esta batalla de todos los que estamos hartos de la corrupción y la impunidad; estoy decidido a encabezar las aspiraciones de tantos paisanos que queremos la transformación del estado, para lograr un cambio verdadero basado en la voluntad inquebrantable de todos los yucatecos.

Por eso, hoy convoco a todos los habitantes de Yucatán a sumarse a este gran movimiento social que no busca condenar a la democracia mexicana, sino mejorar su funcionamiento, que no busca denostar a las instituciones políticas, sino asegurar que realmente sean representativas.

Porque aquí en Yucatán, a todos nos consta que existe una élite política, que por así convenir a sus intereses, todo lo ve bien, y no quieren que nada cambie para que todo siga igual, porque están convencidos que lo que han robado no es suficiente, y que hasta merecen mucho más.

Hoy, de frente a todos ustedes, me comprometo a fomentar que la sociedad enriquezca con su participación el futuro de Yucatán, abriendo espacios para que se expresen y se vinculen con nuestro proyecto político, que busca combatir las carencias y desigualdades que hemos padecido históricamente.

Aquí vamos Tras el objetivo de crecer todos, pero vamos a crecer parejo. Podemos lograrlo si los beneficios de las políticas públicas llegan a toda la población sin excepción alguna.

Hoy nos encontramos frente a la extraordinaria oportunidad de recuperar junto con la sociedad, el valor de la política y la confianza en una nueva alternativa de gobierno.

Entendiendo a la política como el ejercicio propositivo, serio y conciliador para servir a la sociedad.

Y si hoy estamos aquí, es porque defendemos nuestros ideales, convicciones y compromisos, porque vemos la política como la más alta responsabilidad de una persona para hacer que prevalezca el interés colectivo. ¡Nunca más el interés de unos cuantos sobre el bienestar de todos los yucatecos!

Esto no es una lucha de Huacho, debe ser una lucha de todos para lograr que las cosas cambien, que nuestra realidad se transforme, un cambio verdadero en el que decidamos ya no vivir arrodillados ante un PRI que ofrece más de lo mismo y un PAN que con sus excesos ofende la inteligencia de los yucatecos, y ambos pretenden volver a jugar con el sentimiento de identidad de los yucatecos.

La campaña que hoy iniciamos, es para enfrentar a esos que le apuestan al olvido y que van en el mismo barco, que en una campaña prometieron el cielo y las estrellas pero cuando llegaron al poder no cumplieron nada y que se dedican a privilegiar los intereses de los mismos de siempre, con la mentira recurrente de que todo está bien y vamos a mejorar.

El deterioro de la economía de las familias yucatecas nos muestra que no estamos bien y por ello los ciudadanos deben saber que por primera vez en Yucatán hay otra opción, hay esperanza y que todos juntos podemos hacerla realidad.

Si todos participamos nos sacudiremos las inercias de cada 6 años, esas que son alimentadas por las ambiciones políticas de quienes tratan de simular que harán cambios para mejorar, pero ni cambiamos ni mejoramos.

Yucatán está lleno de potencialidades que no se desarrollan a plenitud por la interferencia de los grupos de poder que consideran a Yucatán parte de su patrimonio y lucran con el dinero de la gente.

Es impostergable construir un Yucatán donde el trabajo, el esfuerzo y dedicación sean los factores prioritarios para salir adelante y no por los amiguismos, compadrazgos y complicidades.

Vamos por un gobierno que ponga el ejemplo de honestidad, que no robe, no mienta y no traicione la confianza del pueblo, un gobierno plural e incluyente, que trabaje en beneficio de todos.

No hay excusas para que Yucatán esté como está, no hay razones para que continúe existiendo la enorme brecha de desigualdad; pero si los mismos de siempre siguen en el poder, entonces nada va a cambiar. Yucatán no puede quedarse fuera de este momento histórico de cambio de régimen en el que sacaremos a los corruptos del gobierno.

Iniciamos esta campaña con el objetivo primordial de despertar las conciencias y unir esfuerzos y voluntades para construir un Gobierno con valores éticos, un gobierno responsable e incluyente, en el que no haya espacio la corrupción, donde no tenga lugar el influyentismo y donde el centro de la atención sea el ciudadano.

Convoco a todos los yucatecos a poner un hasta aquí a la injusticia.

Convoco a los jóvenes para que se sumen a este proyecto y nos ayuden a componer lo que esté mal para construir junto con ellos el futuro exitoso al que tienen derecho.

A las mujeres las invito a romper el techo de cristal que les impone limitaciones y a que participen decididamente en los asuntos públicos para logar el Yucatán que quieren dejarle a sus hijos.

A mis compañeros maestros, les pido involucrarse y apoyar este proyecto de nación y de estado que tiene como una prioridad dignificar su labor, reconocer su entrega en las aulas y acabar con la persecución, hostigamiento y estigmatización de que nuestro gremio profesional ha sido víctima. Con su apoyo decidido, en este 2018 inauguraremos la etapa de reivindicación de la noble labor de los docentes

Invito a los trabajadores del campo y de la ciudad a sumar esfuerzos, a potenciar sus capacidades para alcanzar mejores niveles de competitividad y lograr así una mayor calidad de vida para sus familias.

Hago un llamado a todos los organismos empresariales a integrarse a este proyecto, con la certeza de que trabajaremos incansablemente en la generación de esquemas facilitadores de la inversión y la generación de empleos, así como en el establecimiento de procesos claros y honrados en toda la administración pública. ¡Vamos juntos a ponerle un alto a los “moches”!

Convoco a la sociedad civil para que hagamos a un lado la resignación, a que todos participemos cívica y pacíficamente para obtener el triunfo electoral, y contar así con un gobierno honesto, transparente y dedicado a servir.

Por mi parte, hago el público compromiso de poner toda mi capacidad, voluntad, esfuerzo y entrega al servicio de Yucatán y de todos los yucatecos, de gobernar con honradez, transparencia y oportuna rendición de cuentas. Pero sobre todo, de asumir mi papel de mandatario, con la plena conciencia de que el verdadero mandante es el pueblo. ¡Y yo si tengo palabra!

Por todo lo que somos, por todo en lo que creemos, por todo lo que amamos, vamos juntos amigos yucatecos por el futuro que nos pertenece, en el que seamos dueños de nuestro espacio, de nuestra historia y de nuestro tiempo.

¡Luchemos por nuestros hijos que tanto amamos, para heredarles el Yucatán que merecen!

¡Luchemos por nuestros padres para que tengan una vida digna!

Si nos unimos, si decidimos forjar el destino con nuestras propias manos, que a nadie le quepa duda ¡Juntos haremos historia!

0 comentarios: