jueves, 29 de marzo de 2018

14:41:00
ESTAMBUL, 29 de marzo de 2018.- Al mirarla desde afuera, queda uno impresionado. Porque nada más apropiado parece haber sido pensado para una biblioteca, sino el hecho de haberla construido en forma de libro. El elegante paralelepípedo se encuentra en el centro de Karabuk, en la parte norte de Anatolia, casi en el Mar Negro. Un edificio hermoso, nuevo y colorido, cuya característica es la de estar compuesto, en su estructura, de columnas altas a los lados como libros dedicados a obras de diferentes escritores. Como si se pudiera elegir y tomar, también dependiendo del color, rojo o marrón, ocre, negro, etc.


La biblioteca fue construida en la Universidad de Karabuk por la fundación de Kamil Gulec, un filántropo turco, y contiene 60 mil volúmenes en papel y 6 millones de publicaciones digitales. Sus directivos están muy orgullosos del nuevo edificio que embellece la ciudad. El jefe del Departamento de Documentación, Ozcan Buyukgenc, dice: "Aquí estamos equipados con la tecnología más moderna. Los estudiantes universitarios pueden tomar prestados libros de un kiosco interno equipado con un sistema de autocontrol, y solicitar libros que se publican en toda Turquía. Si, por casualidad, ese trabajo no se encuentra en las otras 192 bibliotecas del país, lo pedimos y puede llegar en tres días".

Desde que se abrió hace 10 meses, la biblioteca de Karabuk ha sido visitada por casi medio millón de personas y al menos 50 escuelas. Y todavía hay muchas instituciones en la lista de espera que desde diferentes áreas de Turquía reservan y piden visitarla. El éxito entre los jóvenes también se debe a la decisión de mantenerla abierto las 24 horas del día, luego durante toda la noche y todos los días de la semana, incluidos los días festivos. En resumen, la biblioteca de Karabuk nunca se cierra. "Y aquí no hay ningún libro que no podamos encontrar -admiten los estudiantes que abarrotan la entrada de la estructura, por muy silencioso que sea-; no es solo una rica biblioteca, sino que ha sido estudiada con un diseño innovador. Estudiar aquí es una belleza". Solo hay un edificio similar en el mundo: la biblioteca pública de Kansas City en los Estados Unidos. Donde las paredes de la fachada, de hecho, están pintadas en dorsos de libros. (Marco Ansaldo / La Repubblica)

0 comentarios: