miércoles, 28 de febrero de 2018

17:05:00
MÉRIDA, 28 de febrero de 2018.- Desde este jueves 1 de marzo, la licenciada en Relaciones Públicas Cecilia Patrón Laviada, deja de ser la titular de la Dirección de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Mérida, cargo del que se despidió este miércoles ante el personal de esa dependencia de donde, asegura, salir con la satisfacción de haber cumplido al máximo, pero consciente que aún tiene mucho por hacer para disminuir la brecha de desigualdad.

Antes de salir por la puerta principal de esta Dirección, ubicada en la calle 65 entre 40 y 42, del centro de la ciudad, la funcionaria incluyó en su último día, las actividades que más le apasionan y que marcaron el ritmo de trabajo a lo largo de los 912 días que estuvo a cargo: estar en contacto directo con los ciudadanos y ayudarlos de manera entregada, por ello en la mañana acudió a La Guadalupana, una de las colonias ubicadas al sur del periférico, donde centró gran parte de las acciones a su cargo.

En las oficinas centrales, el personal de la dependencia preparó un refrigerio con pastel y hasta mariachis; Cecilia les agradeció el apoyo a todos y a cada uno de los 485 empleados que conforman esta dependencia.

Acompañada de unas 50 madres de familia de la Guadalupana y del fraccionamiento Dzununcán, Patrón Laviada les agradeció su participación en sus respectivos Consejos de Participación Ciudadana y reconoció en ellas su lucha para contar con los servicios básicos más elementales y su exigencia permanente para que les autoridades les cumplan.

“Por eso aquí puedo asegurarles que es de las colonias donde el Ayuntamiento más ha trabajado, donde hemos logramos juntas muchas cosas y donde me voy con la satisfacción de poner un grano de arena para que ustedes y sus familias salgan adelante y de manera notoria”, dijo, ante el aplauso de las presentes.
Hoy, su último día en la Dirección, Cecilia se vio acompañada por unas 50 madres de familia de la Guadalupana y del fraccionamiento Dzununcán, sus "comadres".

Advirtió que pese a dejar la Dirección de Desarrollo Social, eso no quiere decir que dejará de estar pendiente de la colonia y de las familias, porque “aquí tengo muchas comadres que voy a visitar mucho en el futuro para seguir trabajando y logrando cosas”.

Dijo que una de las principales directrices que guiaron su trabajo fue la gobernanza y participación ciudadana lo que permitió la interacción entre distintos actores como son el gobierno, la sociedad civil y las empresas, ejemplo de ello fue las consultas ciudadanas y reuniones vecinales para conocer las opiniones y llegar acuerdos con los beneficiarios sobre las obras a realizar.

De ahí se trasladó a las oficinas centrales donde el personal de la dependencia preparó un refrigerio con pastel y hasta mariachis, les agradeció el apoyo a todos y a cada uno de los 485 empleados que conforman esta dependencia quienes correspondieron con múltiples muestras de cariño.

En entrevista posterior recordó que deja la dependencia con un trabajo que de manera palpable logró la disminución de la brecha de desigualdad entre el norte y el sur del municipio mediante aplicación de los recursos de manera correcta y transparente.

Expuso que se trabajó intensamente en infraestructura y servicios públicos a través del Plan Municipal de Vivienda y de los numerosos programas sociales que apoyan a la ciudadanía más vulnerable para salir adelante en todos los sentidos. Tan sólo el año pasado (2017), el más intenso, concluyó con una fuerte inversión de mil millones de pesos en infraestructura y vivienda, principalmente en el sur y comisarías donde la transformación es evidente para todos en esas zonas, tras importantes obras ya casi por concluirse como el Centro Cultural del Sur, el Centro Integral del Sur, el Circuito del Sur, el mejoramiento de la calle 50 Sur, la construcción y mejoramiento de parques y de vivienda, entre otras acciones.

Además de las obras físicas realizadas tanto con recursos propios como a través del Ramo 33, con inversión de 44.1 millones de pesos en ampliación de electrificación y $ 21.5 millones en ampliación de red de agua potable en lo va en de la administración en todo el municipio; en total se ha erogado un gasto de $ 65.7 millones.

El año pasado se concluyó con una priorización de casi $ 42 millones y en la primera de este año se aprobaron más de $ 26 millones para trabajos de ampliación de alumbrado público, electrificación, agua potable, construcción de calles con concreto asfáltico, construcción y rehabilitación de guarniciones y banquetas, sistemas de drenaje pluvial, mejoramiento de carreteras y construcción de comedores escolares, además de la vivienda de la cual ya se han realizado 5,200 acciones vivienda y se espera concluir la administración con 6,000 en total. Sin embargo, más allá de la obra pública los programas sociales han sido de gran importancia.

En ese sentido, pueden contarse exitosos programas como los talleres certificados para el autoempleo de los Centros de Desarrollo Integral, donde hubo grandes avances: De septiembre a diciembre de 2015 hubo 5 mil 218 beneficiarios; un total de 10 mil 918 en 2016; 11 mil 271 en 2107 y en lo que va de 2018 ya hay un total de 5 mil 200 ciudadanos inscritos, haciendo un gran total de 32 mil 607 beneficiarios en los centros en lo que va de la administración.

De igual manera, a la fecha 600 beneficiarios se han certificado en talleres de autoempleo como son cultora de belleza, cocina y repostería, corte y confección. A través del programa K’ooten K’iichpan (Ven Bonita) se han atendido desde el inicio de la administración 10 mil 526 beneficiarios. En las Magnas Vaquerías de 2016 y 2017 participaron un total de 320 jaraneros y en cuanto a los comités ciudadanos de los Centros de Desarrollo Integral hay actualmente 22 con 220 integrantes.

En el caso de los huertos comunitarios, pensados para mejorar la dieta alimenticia, inclusión de insumos con alto valor nutritivo de origen vegetal, comercializar los excedentes de producción, apoyo a la economía familiar y para consolidar las bases para el desarrollo de una empresa familiar.

En cuanto al programa de proyectos productivos, desde el inicio de la administración en 2015 a la fecha, se han llevado a cabo ocho sesiones del Comité de Proyectos Productivos, donde se han aprobado apoyos para una total de 304 ciudadanos, de los cuales 62 son hombres y 242 mujeres; el monto total invertido en proyectos productivos es hasta el momento es de $ 4 millones 747 mil 655.00.

En el caso del programa “Urdiendo Esperanzas” permite a la ciudadanía generar ingresos permanentes, se ha beneficiado a la fecha a 2 mil 154 familias que ahora ya cuentan con una herramienta y conocimientos suficientes para salir adelante por sí mismas. La inversión total hasta el momento es de $ 2 millones 155 mil 508.36 en beneficio de 22 colonias y comisarías del municipio y ya se contabilizan 306 hamacas terminadas por parte de los participantes.

El trabajo tanto social como de infraestructura continuará con paso firme hasta que concluya la administración, porque aún queda mucho por hacer, pero con la participación decidida de todos los sectores se logrará el objetivo de hacer una Mérida incluyente en todos los sentidos, sin diferencias entre una u otra zona.

0 comentarios: